METODOS DEL AGRESOR

Nacimiento del complot.

En primer lugar el agresor o grupo de agresores deben elegir a su víctima, para lo cual tendrán en cuenta una serie de circunstancias tales como repercusión previsible del hecho, posibilidad de ejecución, habitualidad de sus movimientos, equipo de protección con que cuenta la víctima, etc.

Una vez efectuada la selección se procede a recabar información mas completa sobre su vivienda, lugar de trabajo, modo de trasladarse al mismo, coche y matrícula y sobre todo, acerca de la calidad del servicio de protección que posea. Toda esta información puede reunirse a través de la prensa, radio y televisión, guía telefónica y cuantos medios puedan utilizarse en su consecución.

Obtenida su dirección se procede a vigilarle por el período de tiempo que sea necesario para estar al corriente de sus costumbres y hábitos, hora de sus desplazamientos, medio y ruta que utiliza para los mismos. Esta vigilancia puede efectuarse por medio de puestos a pie, de carácter fijo o por medios móviles.

Con la información obtenida, los agresores deciden como han realizar la acción en vista de las posibilidades de éxito que posean, aunque por regla general eligen para la realización del hecho a personas en las que sea fácil cometerlo, desechando aquellas que puedan presentar riesgos importantes. Una vez elegida la persona y aprobada la acción a realizar se pasa a la fase de preparación.

 

Preparación del hecho

En lo referente a las elección del lugar para la realización de acción prevista, suelen elegir aquellos que estén en las inmediaciones de la vivienda o lugar de trabajo de la posible víctima, en calles de tráfico congestionado, de una sola dirección y no muy ancha, para facilitar la inutilización del coche de la víctima, coincidiendo casi todas la acciones de esta índole en que han sido realizadas a primeras horas de la mañana.

En ocasiones y a pesar del riesgo que ello entraña, los agresores ensayan la acción en el mismo lugar donde se va a realizar la agresión, con objeto de lograr la máxima eficacia en la ejecución. La víctima debe ser fácilmente identificable, con el fin de no cometer errores que podrían causar un resultado opuesto al esperado.

 

El Atentado

La mayoría de las organizaciones terroristas exhiben una ideología con objeto de justificar sus actos criminales de cara a la opinión pública. En ocasiones celebran parodias judiciales en las que se condena a la víctima, ( como es caso del secuestro y posterior asesinato del italiano Aldo Moro), sin embargo no suelen conseguir sus propósitos dado que las reacciones populares les son generalmente desfavorables.

En algunas ocasiones los autores de actos terroristas escogen como día para la ejecución del atentado aquellos que tengan una especial significación, festiva o religiosa, en el país en que se trate, con objeto de conseguir un mayor impacto psicológico en la población.

Dentro de la preparación del atentado debe consignarse un apartado que trate sobre las fuentes de suministros de armas a los ejecutores del mismo. En algunos países la venta de armas de fuego es libre, en otros casos utilizan diversos procedimientos para conseguirlas (robos en armerías y polvorines, importación ilegal, suministro a través de valija diplomática, etc.).

Se sabe la existencia de contactos entre grupos terroristas de diferentes países, lo que supone un intercambio de medios y experiencia entre los mismos.

 

Secuestro

Debe tenerse en cuenta que mientras en el asesinato la acción va dirigida contra la personalidad, en el secuestro el primer problema que deberán resolver los autores del mismo será la eliminación del servicio de protección para poder llevar a cabo sus planes. Y naturalmente en los planes de los autores del secuestro tendrá que estar previsto una ruta o rutas de evacuación para el traslado del secuestrado hasta el punto donde tenga pensado instalarlo y permanecer ocultos.

 

Amenazas

Las amenazas suelen ser por teléfono o escritas.

En caso de que sean escritas, las menos, se debe de tener en cuenta lo que el escrito dice, conservando el papel o medios por los que se trasmite la amenaza, con objeto de poner todo ello a disposición de las FF.CC.SS. en el momento de presentar la denuncia del hecho, para que estos investiguen sobre dichos objetos. (procedencia, matasellos, posibles huellas en el papel, escritura, etc.).

No debemos olvidar que si el hecho es de una amenaza de bomba en el lugar sonde se encuentra el VIP, la misión de los escoltas es proteger a este, realizando una evacuación oportuna y sin signos de alarma, al objeto de no poner nerviosas a las demás personas que puedan encontrarse en el mismo edificio de cuya evacuación se encargaran los demás servicios de seguridad del local o edificio.


La Extorsión

Esta consiste en obligar, a través de la utilización de violencia o intimidación, a realizar u omitir un acto con ánimo de lucro y con la intención de producir un perjuicio o de autofinaciar sus actividades en caso de los grupos terroristas.

 

Volver a Información sobre el Curso de Escolta Privado