CIRCULACION DEL GANADO POR CAMINOS, CAÑADAS Y VEREDAS

La ley 8/2003 establece que hasta que se dicten nuevas normas sigue vigente el Reglamento de la Ley de Epizootias, aprobado mediante Decreto 4 de febrero de 1955.

De acuerdo con el citado reglamento se establece:

Que para circular y transportar ganado fuera del término municipal de residencia, con previo reconocimiento facultativo en el punto de origen por los veterinarios titulares, los que expedirán el correspondiente documento; que acredite que los animales proceden de zona no infectada. Dicho documento “Guía de Origen y de Sanidad Pecuaria” tendrá un periodo de validez de cinco días.

Los veterinarios guardaran durante un plazo mínimo de dos años las matrices de las Guías por ellos expedidas.

Si no existiese veterinario, estas guías las expedirán los ayuntamientos, y en defecto de estos las entidades menores.

Los ganados trashumantes circularan siempre con guía de origen y los veterinarios las refrendaran gratuitamente a su paso.

Si durante la trashumancia del ganado se declarara algún tipo de enfermedad el encargado o mayoral lo pondrá en conocimiento de la autoridad municipal del término donde corresponda.

El Alcalde dispondrá que el ganado sea reconocido inmediatamente por el veterinario y si del reconocimiento resultante comprobara la existencia de una Epizootia, acto seguido dispondrá:

- La detención de los animales y su aislamiento en la forma prevenida

- La aplicación de las disposiciones del Reglamento que le corresponda.

El comercio de animales se regirá por lo dispuesto en esta ley y en el resto de la normativa aplicable.

Se prohíbe la venta ambulante de animales; con las excepciones que puedan establecerse.

Los medios de transporte de animales, salvo los domésticos, deberán de estar autorizados.

En todo caso los conductores llevaran la autorización del traslado, así como de la autorización administrativa a que se refiere el apartado anterior.

Los vehículos que realicen los traslados deberán ser limpiados y desinfectados.
En el caso de vehículos para transporte de animales a matadero, el mismo
deberá de salir del matadero limpio y desinfectado.

TRANSPORTE POR CARRETERA:

Cumplirán las mismas normas que el transporte por ferrocarril.

La desinfección de cada vehículo se efectuara con arreglo a las normas señaladas en el apartado 43 del reglamento y en presencia del veterinario encargado del ganado.
Las empresas y particulares que trasladen ganado tienen que registrarse en la Jefatura de Ganadería.

TRANSPORTE POR FERROCARRIL:

El transporte de animales por ferrocarril se efectuara en vagones limpios y adecuados a la especie que se vaya a transportar; y desinfectados, cuando en la última expedición se hubiese transportado ganado o materias contumaces.

La Renfe y compañías ferroviarias liquidaran mensualmente a los Servicios Provinciales de Ganadería el montante de los derechos de inspección técnica veterinaria que se señalan en el apartado anterior.

No se admitirá para su transporte por ferrocarril ganado que no vaya acompañado, por la “Guía de Origen de Sanidad Pecuaria” en virtud del reglamento de Epizootias.

CONDICIONAMIENTO DE FERIAS, MERCADOS Y CONCURSOS DE GANADO

Deberá estar autorizado por el órgano competente de la CCAA; y se debe de cumplir los siguientes requisitos:

Tener un emplazamiento higiénico, con unas instalaciones adecuadas, y estar distanciados de explotaciones ganaderas o instalaciones que pueden ser fuente o vehículo de enfermedades de los animales.
Disponer de los medios humanos, materiales y técnicos necesarios para asegurar el correcto desarrollo del certamen.
Disponer de un centro de limpieza y desinfección en, al menos, los certámenes de ganado de carácter nacional o en los que se pretenda destinar los animales a comercio intracomunitario.

 

GUIA DE ORIGEN Y SANIDAD PECUARIA:

Todo ganadero, dueño de animales que lleva sus ganados a ferias, mercados, etc. deberá proveerse de  la “Guía de origen y sanidad pecuaria

Los animales que lleguen a una feria deberán de ser reconocidos por el veterinario del lugar, extendiendo la correspondiente guía.

En la entrada de las ferias y mercados se dispondrá de un servicio de inspección veterinario, encargado de comprobar las guías de origen y sanidad pecuaria y cartillas ganaderas, así como la especial para los tratantes, inspeccionando los animales para confirmar que no padecen enfermedades epizoóticas.

A los animales enfermos o sospechosos no se les permitirá la entrada.

 

COMO PROCEDER EN EL CASO DE QUE LOS ANIMALES CIRCULEN SIN GUIA:

Esta forma de llevar el ganado implicara en todo caso, la sospecha de enfermedad de los animales, que serán detenidos y aislados, en la forma que previene el capitulo X del Reglamento de Epizoóticas, en el lugar donde se evidencie el hecho, durante un periodo de observación de días días antes de que por el veterinario titular, una vez efectuado el reconocimiento facultativo, se pueda expedir la guía correspondiente, sin que el dueño de los animales tenga que abonar derechos dobles pero siendo de su cargo la manutención alojamiento y cuidado de los mismos y de otras medidas sanitarias.

Las que circulen sin los anteriores requisitos se consideraran como perros vagabundos y serán recogidos por los servicios municipales y conducidos a depósitos para posteriormente ser sacrificados.

INFRACCIONES Y SANCIONES

Son infracciones leves entre otras:

  1. La tenencia del 10% de animales, cuando la identificación sea obligatoria, en relación con los animales que se posean, o en el caso de animales de producción, en relación con los pertenecientes a la explotación, cuya identificación carezca de alguno de los elementos previstos en la normativa específica.
  2. La comunicación de la sospecha de aparición de una enfermedad animal, o la comunicación de una enfermedad animal, cuando se haga en ambos casos fuera del plazo establecido en la normativa vigente, y no esté calificado como infracción grave o muy grave.
  3. Las deficiencias en libros de registros o cuantos documentos obliguen a llevar las disposiciones vigentes, de interés en materia de sanidad animal, siempre que dicho incumplimiento no esté tipificado como falta grave o muy grave.
  4. La oposición y falta de colaboración con la actuación inspectora y de control de las Administraciones públicas, cuando no impida o dificulte gravemente su realización.
  5. El etiquetado insuficiente o defectuoso, de acuerdo con la normativa aplicable, de los piensos, pre mezclas, aditivos, materias primas sustancias y productos empleados en la alimentación animal, que no pueda calificarse como infracción grave o muy grave.

Son infracciones graves entre otras:

  1. El inicio de una actividad en una explotación de animales de nuevainstalación, a la ampliación de una explotación ya existente, sin contar con la previa autorización administrativa o sin la inscripción  en el registro correspondiente.
  2. La falta de comunicación de la muerte del animal de producción, cuando dicha comunicación venga exigida por la normativa aplicable.
  3. La falta de notificación por los mataderos de la entrada y sacrificios, de animales procedentes de zonas afectadas por una epizootia o zoonosis, así como, en su caso, por parte del veterinario del matadero.
  4. La declaración de datos falsos sobre los animales de producción que se posean, en las comunicaciones a la autoridad competente que prevea la normativa aplicable.
  5. El etiquetado insuficiente o defectuoso, de acuerdo con la normativa aplicable.
  6. La introducción en el territorio nacional de animales, productos de origen animal o productos zoosanitarios distintos de los medicamentos veterinarios, haciendo uso de una documentación sanitaria falsa, siempre que no pueda considerarse como falta muy grave.
  7. El suministro a animales, de productos o sustancias con el fin de corregir defectos mediante procesos no autorizados.

Son infracciones muy graves entre otras:

  1. Cuando se pueda producir un riesgo rave para las personas
  2. La ocultación o falta de comunicación de casos de enfermedades de los animales que sean de declaración obligatoria, cuando se trate de zoonosis, o de enfermedades que se presenten con carácter epizoótico, siempre que tengan un especial virulencia, extrema gravedad y rápida difusión.
  3. Suministrar documentación falsa, a sabiendas, a los inspectores de la Administración
  4. El destino para consumo humano de animales o productos de origen animal, cuando este establecida su expresa prohibición.
  5. El abandono de animales o de sus cadáveres, previamente diagnosticados de padecer una enfermedad.
  6. El transporte de animales enfermos o sospechosos, que pueden difundir enfermedades de alto riesgo sanitario.
  7. Realización de diagnostico o análisis de enfermedades sometidas a programas nacionales de erradicación, por parte de laboratorios no reconocidos expresamente por la autoridad competente en nuestra materia de sanidad animal.

 

LAS SANCIONES A APLICARSE SERÁN:

  • Infracciones muy graves multa de 60.000 a 120.000
  • Infracciones graves multa de 3.000 a 60.000
  • Infracciones leves multa de 600 a 3000

El apercibimiento solo se impondrá si no hubiera mediado dolo y en los últimos dos años el responsable no hubiera sido sancionado en vía administrativo por la comisión de cualquier otra infracción de las previstas en la ley.