CARGA Y DESCARGA DE EXPLOSIVOS

 

  1. Las personas que componen la tripulación deberán ser cuidadosas, capaces, responsables y no adictas al alcohol ni a las drogas. No deberán fumar ni llevar cerillas ni cualquier otro dispositivo de llama, sustancias que puedan inflamarse, armas de fuego y municiones, salvo las recomendatorias correspondientes a los Vigilantes de Seguridad, mientras transporten explosivos.
  2. El vehículo permanecerá en todo momento bajo la vigilancia de, al menos, un Vigilantes de Seguridad apto para el manejo de explosivos. Se deberá conducir a velocidad segura, prestando la consideración debida al tráfico, a las condiciones de la carretera, a los cruces y, al tiempo, mostrando con especial cuidado el no rebasar la máxima velocidad que los organismos competentes le han señalado.
  3. Se evitará en lo posible efectuar paradas no previstas en la guía de circulación, así como atravesar poblaciones y pasar por zonas de gran intensidad de tráfico, las carreteras frecuentadas por turismos y los cruces peligrosos. Deberá atenerse a la ruta de viaje establecida, salvo caso de fuerza mayor.
  4. Las paradas por necesidad del servicio no se efectuarán en proximidad de lugares habitados.
  5. En caso de detención por avería, accidente o cualquier otra causa que racionalmente haga presumir mi estacionamiento prolongado del vehículo, se adoptarán las medidas de precaución que se estimen necesarias en atención a las circunstancias del lugar, en especial una ordenada y permanente vigilancia con los Vigilantes de Seguridad de la expedición. Así mismo, deberá avisarse sin pérdida de tiempo al puerto de la Guardia Civil más cercano. El estado de las ruedas se comprobará cada vez que el vehículo tenga que hacer una parada por cualquier motivo.
  6. El tanque de combustible deberá llenarse antes de cargar explosivos y se procurará no repostar en ruta excepto en caso de necesidad
  7. Los vehículos que transporten explosivos no podrán estacionarse en aparcamientos o garajes, tanto públicos como privados.
  8. Las paradas y detenciones precisas, cuya duración fuese superior a media hora, se hará en lugar alejado a más de 200 metros de caseríos, fábricas o cualquier zona habitada.
  9. Se ejecutará con sumo cuidado la carga y descarga de explosivos.
  10. Cuando en la operación de descarga fuera necesario depositar la mercancía en el suelo, se hará con sumo cuidado, evitando dejar apilado detrás del tubo de escape dicha carga.
  11. Para las paradas de emergencia, cada vehículo que transporte explosivos irá provisto de dos banderolas rojas y dos luces eléctricas portátiles de color naranja. Estas luces deben ser independientes de la instalación eléctrica del vehículo y concebidas de tal forma que el hecho de servirse de ellas no pueda ocasionar la inflamación de las mercancías transportadas; sean fijas o intermitentes. Las luces eléctricas por la noche y las banderolas durante el día se situarán junto a los triángulos de estacionamiento exigido por el Código de Circulación.
  12. Todo vehículo llevará conectado a la base metálica del mismo un dispositivo eficaz de puesta a tierra para asegurar la descarga de la electricidad estática que se crea en él.
  13. Averías en ruta, cuando la parada dentro de un núcleo habitado, o en un túnel o puente o a menos de 750 metros de ellos, deberá tratarse por todos los medios de alejarlo de la zona remolcando el vehículo hasta situarlo a la distancia antes señalada. Se deberá proceder, además, a sacar el vehículo de las carreteras generales y colocarlos en carreteras de poco tráfico y señalizar convenientemente su posición con indicativos de peligro.
  14. Si la parada se ha producido en lugar distinto de los indicados anteriormente, el vehículo será orillado en la carretera, señalizándose la zona con indicativos de peligro, y se avisará a la Guardia Civil, para que, según su criterio, corte el tráfico en ese tramo de carretera o lo vigile estrechamente, mientras se lleva a cabo la reparación.
  15. Cuando la parada tiene lugar en un núcleo habitado o en otro lugar comprometido y con los medios de que se dispone no fuera posible alejar el vehículo unos 750 metros, se procurará situarlo en un lugar más apropiado, desinflado.
  16. Vuelco o choque, en ambos casos las medidas a tomar dependerán fundamentalmente de la magnitud del accidente y del estado en que quede el vehículo, si no hay incendio y se aprecia que la carga ha quedado intacta, el responsable del transporte solicitará la venida de otro vehículo para transportar aquella trabajo este que deberá realizarse con sumo cuidado dirigido y/o ejecutado por los Guardias o vigilantes de Seguridad como aptos que son en el manejo de explosivos, se dará inmediato aviso a la Guardia Civil comunicando el suceso.
  17. Si se inicia un incendio en un vehículo cargado de explosivos, deben extremarse las precauciones, por el riesgo de que el incendio se transmita a la carga y la facilidad con que entonces pueda producirse la explosión. Las medidas a adoptar en este caso serían: Salir de la carretera y parar el vehículo lo más alejado posible de zonas donde pueda existir concentración de personas, Desconectar la batería. Si el fuego no está en la carga, y esta, en razón de su cantidad y de las características del incendio, pudiera ser descargada sin peligro, deberá realizarse la descarga sin pérdida de tiempo, procediendo seguidamente a la extinción del incendio, si esto no fuera posible porque el fuego alcance o se transmita a la carga se procederá a dar la voz de alarma para que todas las personas se alejen del punto peligroso. Informar a la Guardia Civil, Policía o Bomberos del suceso indicando la naturaleza de la carga, para esta comunicación se recurrirá, si fuera preciso, a la ayuda de alguna persona ajena. Avisar al fabricante para que envíe el equipo de expertos si quedan restos quemados o deflagrados de explosivos.

 

CARGA Y DESCARGA DE EXPLOSIVOS

Antes de proceder a la carga:

  • Nunca se despacharán mercancías contra un pedido de Minas que esté agotado o cuya fecha de validez haya vencido.
  • La Guía de Circulación y la Carta de Porte se extenderán siempre al paraje y obra concretos que figuren, en su casa, en el pedido de minas.
  • La persona que vaya a retirar la mercancía deberá ser el peticionario del pedido, o persona autorizada por escrito por dicho peticionario.
  • Se exigirá el nombramiento de Vigilantes de Seguridad del ayudante, verificándose que dicho documento está en regla y no está caducado, así como que está en posesión de la licencia de armas vigente.
  • Antes de la carga, se exigirá al transportista que elimine de la caja del vehículo todo residuo de paja, trapos, papel, grasas, aceite, materiales análogos, así como todos, los objetos de hierro ( clavos, tornillos, etc.) que no formen parte de la caja del vehículo.

 

CARGA Y DESCARGA

Durante las operaciones de carga y descarga, se adoptarán las siguientes medidas:

  • Si durante la carga y descarga, fuera necesario depositar tas mercancías en el suelo, esto se realizará con cuidado, evitando dejarlas apiladas detrás del tubo de escape.
  • El motor del vehículo deberá estar parado, las llaves del contacto en poder del responsable de la operación y desconectado el aparato de radio, en su caso.
  • La mercancía se cargará en el vehículo de forma que se asegure la inmovilidad de la carga, evitándose desplazamientos de la misma, durante el posterior transporte.
  • Cuando la cantidad a cargar no corresponda a la contenida en un envase de origen completo, aquélla deberá introducirse en envases vacíos adecuados.
  • Cuando se emplean en la carga y descarga carretillas, no deberán manejarse pesos superiores al 75 % de la carga máxima autorizada para cada carretilla.
  • Antes de proceder a la carga o descarga de detonadores, se conectará el vehículo a un dispositivo de puesta a tierra.
  • No se realizará la carga de productos explosivos en vehículos que contengan cualquier otra mercancía.