Cuando se trata de transportar por carretera obras de arte provenientes de museos, los vehículos deben reunir numerosas características (carrocerías blindadas, trampillas elevadoras, paredes interiores con sistemas de agarre, sistemas de control de temperatura y humedad, de alarma y extinción de incendios, de alarma contra la intrusión…) y en el traslado se tomarán todas las precauciones posibles: los camiones no se abandonarán nunca, irán acompañados de escolta policial si son importantes.

Lo habitual es que siempre viaje un correo junto a las obras, aunque el prestador puede prescindir de esta figura si así lo considera oportuno.

El correo suele ser un especialista del museo o institución prestadora (generalmente pertenecen al departamento de restauración).

Tiene que presenciar todo el proceso incluso la subida y bajada de la pieza en el vehículo y cómo queda instalada en el mismo. Su poder es absoluto, puede paralizar el camión y exigir que dé media vuelta.

Antes de llevar a cabo el traslado, la empresa de transportes escogida tiene que proporcionar, un plan de viaje en el que se especifiquen todos los términos del transporte, viaje y estancia de los correos, para su aprobación previa por los prestadores e institución organizadora.

Normalmente, los prestadores exigen acompañamiento de escolta. Así consta en la Orden INT/314/2011, de 1 de febrero. En territorio nacional suele ser el CNP, aunque también se puede contratar servicios de escolta privada. En cuanto a los seguros, se está imponiendo cada vez más la «In-demnity» o garantía del Estado como fórmula complementaria a los seguros privados.

En casos muy especiales, las medidas habituales de protección se tornan excepcionales; se estudia muy profundamente obra a obra cómo hay que protegerlas y se siguen unos protocolos de actuación muy estrictos.

Antes de que una obra de arte salga del país, la Junta de Calificación y Exportación de Bienes Culturales debe emitir un permiso de exportación temporal en el extranjero, en el que se supervisa el transporte, embalaje, correos, seguros…

Las Delegaciones o Subdelegaciones del Gobierno o la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, ámbito del CNP, o, en su caso, los órganos correspondientes de las CCAA competentes, podrán disponer una mayor protección, aumentando a tres el número de VS, teniendo en cuenta los criterios de valoración y riesgo que se enumeran en el apartado primero.

Cuando se realicen los transportes referidos en los aptdo. 5º y 6º, la empresa de seguridad dispondrá de un plan de seguridad en el que se harán constar los nombres y números de los vigilantes de seguridad, rutas alternativas, claves y cualquier otro dato de interés para la seguridad, que será entregado en la UCSP, con una antelación mínima de tres días a la realización del servicio.

La LSP 5/2014 dice:

Art. 5. Actividades de Seguridad Privada

  1. Constituyen actividades de seguridad privada las siguientes:

c) El depósito, custodia, recuento y clasificación de monedas y billetes, títulos-valores, joyas, metales preciosos, antigüedades, obras de arte u otros objetos que, por su valor económico, histórico o cultural, y expectativas que generen, puedan requerir vigilancia y protección especial.

e) El transporte y distribución de los objetos a que se refieren los dos párrafos anteriores.

Art. 32 .Vigilantes de seguridad y su especialidad

1. Los vigilantes de seguridad desempeñarán las siguientes funciones:

e) Proteger el almacenamiento, recuento, clasificación, transporte y dispensado de dinero, obras de arte y antigüedades, valores y otros objetos valiosos, así como el manipulado de efectivo y demás procesos inherentes a la ejecución de estos servicios.

Art. 40. Servicios con armas de fuego

1. Los siguientes servicios de seguridad privada se prestarán con armas de fuego en los términos que reglamentariamente se determinen:

a) Los de vigilancia y protección del almacenamiento, recuento, clasificación y transporte de dinero, valores y objetos valiosos.

Asimismo en el RD 2364/1994, de 9 de diciembre, por el que se aprueba el RSP dice:

Art. 32. Vehículos.

  1. La prestación de los servicios de transporte y distribución de objetos valiosos o peligrosos habrá de efectuarse en vehículos blindados de las características que se determinen por el Ministerio de Justicia e Interior, cuando las cantidades, el valor o la peligrosidad de lo transportado superen los límites o reúnan las características que asimismo establezca dicho Ministerio, sin perjuicio de las competencias que corresponden al Ministerio de Industria y Energía.

Cuando las características o tamaño de los objetos, especificados por Orden del Ministerio de Justicia e Interior impidan o hagan innecesario su transporte en vehículos blindados, éste se podrá realizar en otros vehículos, contando con la debida protección en cada caso, determinada con carácter general en dicha Orden o, para cada caso concreto, por el correspondiente Gobierno Civil.

En la Orden INT/314/2011, de 1 de febrero, sobre empresas de seguridad privada especifica:

Art. 21. Vigilancia y protección del transporte de fondos, objetos valiosos o peligrosos, excepto explosivos.

  1. La obligación de realizar el transporte en vehículos blindados a la que se refiere el apartado tercero, será también de aplicación a las obras de arte que en cada caso determine el Ministerio de Cultura, así como a aquellos objetos señalados por la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil o las Delegaciones de Gobierno en atención a su valor, peligrosidad o expectativas generadas, así como antecedentes y otras circunstancias.
  2. Cuando las características o tamaño de los objetos o efectos impidan su transporte en vehículos blindados, las empresas de seguridad autorizadas para este tipo de actividad podrán realizar estos transportes utilizando otro tipo de vehículos, propios o ajenos, contando con la protección de dos vigilantes de seguridad como mínimo, que se deberán dedicar exclusivamente a la función de protección e ir armados con la escopeta a que se refiere el apartado noveno de este artículo.
  3. Las Delegaciones o Subdelegaciones del Gobierno o la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, ámbito del CNP, o, en su caso, los órganos correspondientes de las CCAA competentes, podrán disponer una mayor protección, aumentando a tres el número de vigilantes, teniendo en cuenta los criterios de valoración y riesgo que se enumeran en el apartado primero.
  4. Cuando se realicen los transportes referidos en los apartados quinto y sexto, la empresa de seguridad dispondrá de un plan de seguridad en el que se harán constar los nombres y números de los vigilantes de seguridad, rutas alternativas, claves y cualquier otro dato de interés para la seguridad, que será entregado en la Unidad Orgánica Central de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía, con una antelación mínima de tres días a la realización del servicio.
  5. El vigilante o vigilantes de protección portarán la escopeta de repetición del calibre 12/70, con cartuchos de 12 postas comprendidas en un taco contenedor.

Traslado de Obras.

Uno de los factores críticos en la producción de una exposición temporal es el traslado de las obras seleccionadas para la muestra. Es decir, todo lo que acontece desde la salida del las instituciones de origen hasta el museo o viceversa. El traslado de obras de arte es un proyecto en si mismo, que implica la colaboración de equipos multidisciplinares capaces de trabajar en red para alcanzar el objetivo previsto: salvaguardar y proteger las obras de arte en estos trayectos.

Todo programa de traslado de obras de arte esta articulado en 2 ejes temporales:

  • La primera fase es la del trabajo de planificación del programa “door to door” de la operativa de traslado.
  • La segunda fase es la realización del la operativa de traslado y depósito de las obras hasta su destino.

Planificación de la operativa de traslado.

En el diseño de un programa de traslado de obras de arte hay que contemplar todos los escenarios posibles. Tales como estudiar sus variables – las evidentes, las previsibles y las improbables – y conocer a los diferentes agentes que participan.

Sólo así se podrá establecer un programa de seguridad para que durante el itinerario se minimicen los riesgos, amenazas y vulnerabilidades, y permitirá dar respuesta en tiempo real a cualquier circunstancia.

Diseño del trayecto: localización de las vías mas adecuadas para el traslados, de los almacenes con custodia, horarios de conducción y paradas tecnicas, alojamientos, accesos del núcleo urbano de destino, etc.

  • Contacto con los responsables de seguridad del museo de destino.
  • En caso de transporte internacional, información al de Cultura para la autorización de trasladar la obra fuera de España.
  • Solicitud de la Comisaria general de Seguridad Ciudadana de una escolta de seguridad publica para el territorio nacional.
  • Contratación de los servicios de una empresa de transporte especializada en el traslado de obras de arte.
  • Si el transporte se realiza entre diferentes países extranjeros, información a la Europol para escolta publica sobre el transporte por las vías de los países donde transite.
  • Contratación de escoltas de seguridad privada en caso de que no tengamos seguridad publica, para los tramos de países extranjeros, según la normativa vigente.
  • Supervisión del embalaje de la obra.
  • Comprobación del seguro de la obra.
  • Confirmación del calendario de la operativa, atendiendo los requerimientos legales de horas de conducción necesarias hasta llegar al destino.


Operativa de traslado y deposito hasta su destino.

  • Comprobar en todo momento que los protocolos de la operativa se realizaron con todas las garantías para la obra.
  • Comprobar que la documentación se encuentra en regla, tanto la del vehículo de transporte como la de los conductores, así como corroborar que el interior de la caja del vehículo cumple con los requisitos de climatización necesarios para garantizar la conservación preventiva.

Previa a la salida se realiza revisión del trayecto, paradas técnicas, horarios, etc.

  • Escolta del trasporte durante la realización del traslado.
  • Vigilancia de los vehículos cuando se realicen los descansos.
  • Revisión de las diferentes medidas de seguridad, CCTV, incendios (detección y extinción) alarmas, seguridad física, etc.
  • Revisión periódica de las condiciones de temperatura y humedad del interior del vehículo.
  • Revisión del todos los medios de comunicación.

Entrega de las obras a los responsables del nuevo emplazamiento.

  • Comprobación de las medidas de seguridad mínimas necesarias para la protección de la obra.

Volver a Transporte de Seguridad