En el campo de la ciencias forenses, se denomina balística, a la  disciplina científica que aborda el estudio de las diferentes evidencias producidas a partir de la ejecución de un disparo producido por un arma de fuego; tales como, residuos de pólvora y fulminante, conchas, proyectiles; así como las secuelas de los impactos ocasionados sobre la víctima y/o el entorno de la escena del crimen. Además de la posición del tirador con respecto a la víctima, mediante la realización de trayectorias balísticas. Todo ello, con el propósito de evidenciar la forma en que se perpetro un hecho punible y establecer la responsabilidad de los autores materiales del mismo. 
 
También se conoce como, la ciencia auxiliar de la Criminalística que estudia el movimiento de los cuerpos proyectados a través del espacio, mediante la utilización de un Arma de Fuego
 
División:

Balística interna
Balística externa
Balística de efectos
Balística comparativa o identificativa
 

Balistica (Definición)

DEFINICIÓN DE BALÍSTICA, ETIMOLOGIA DE LA PALABRA E HISTORIA

Por balística (del griego ba’llein, “lanzar”) se entiende el estudio científico (física y química) de todo lo relativo al movimiento de los proyectiles (balas, bombas de gravedad, cohetes, misiles balísticos, etc.)

El corpus de estudio de la balística se centra en el estudio de las fuerzas, trayectorias, rotaciones y comportamientos diversos de los proyectiles en diferentes ambientes, formas de proyectil, sustancias, temperaturas, presiones gaseosas, etc., en las diferentes fases del disparo, viaje a lo largo del ánima y expulsión, trayectoria e impacto.

El estudio de la balística centrado en las armas de fuego es parte de los estudios forenses. Los primeros casos de identificación de armas de fuego tuvieron lugar en 1835 en la ciudad de Londres. Los crímenes por armas de fuego han aumentado de manera desbordada desde entonces, pero también lo ha hecho la comprensión de los criminalistas en materia balística. Una vez que el arma ha sido disparada existen toda clases de vías que los investigadores pueden perseguir para dar con el culpable. Las cubiertas de las balas y las balas en sí mismas revelan bajo el microscopio los signos delatores. Los expertos buscan las marcas de estrías para distinguir qué arma fue utilizada para impulsar la bala. También es posible seguir la trayectoria de la bala alineando los hoyos dejados por ésta y los puntos de entrada, a fin de determinar el lugar exacto desde donde fue disparada la bala.

BALISTICA INTERNA

Es la parte de la Balística que se ocupa del estudio de la totalidad de los fenómenos que se producen en el interior del arma de fuego, a partir del momento que el percutor golpea el fulminante del cartucho y alcanza hasta el momento mismo en que el proyectil abandona la boca de fuego del cañón.

Esta parte de la Balística se ocupa también de todo lo relativo a las armas de fuego, su estructura, mecanismos, funcionamiento, carga y disparo de la misma. De igual forma estudia el calibre de todas las armas de fuego, el   movimiento del proyectil en el interior del ánima del  cañón del arma (en su fase inicial de lanzamiento) desde que empieza su desplazamiento y hasta que abandona en la boca del  cañón del arma. Es decir, estudia todos los fenómenos que impulsan al proyectil, así como el quemado del  propelente, la  presión gaseosa, el giro y rozamiento dentro del ánima, las estrías y los campos.
 
El Arma
 

Es un dispositivo o Instrumento portátil, ligero o pesado, destinado a propulsar al espacio uno o múltiples proyectiles, por medio de la presión de los gases obtenidos a partir de la combustión o deflagración de la carga explosiva (pólvora) contenida en la munición. 

 
Clasificación según sus características generales.
 
 Atendiendo a su forma de manejo:
 
 De hombro (o largas): Las armas de fuego llamadas de “Hombro” o también “Largas”, son aquellas que para su empleo normal requieren estar apoyadas en el hombro del tirador y el uso de ambas manos.
De puño (o cortas): Las armas de “Puño”, también llamadas “Cortas”, son aquellas que han sido diseñadas para ser empleadas normalmente utilizando una sola mano sin ser apoyada en otra parte del cuerpo.
Atendiendo a su sistema de disparo.
 
Tiro a tiro: son las armas que carecen de almacén o cargador y obligan al tirador a repetir manualmente la acción completa de carga del arma en cada disparo; como por ejemplo en las escopetas “de quebrar o de báscula” de uno o dos caños.
Repetición: son aquellas en las que el ciclo de carga y descarga de la recámara se efectúa mecánicamente por acción del tirador, estando acumulados los proyectiles en un almacén cargador; como por ejemplo los sistemas de cerrojo (un fusil MAUSER); de palanca (la tradicional carabina WINCHESTER); de trombón o acción a bomba – pumper action (las escopetas ITHAKA o BATAAN)
 Las de Repetición, a su vez, se clasifican en:
 
 Semiautomáticas: Se trata de las armas en que es necesario oprimir el disparador (gatillo) para cada disparo y en el que el ciclo de carga y descarga se efectúa sin la intervención del tirador; como son por ejemplo la mayoría de las pistolas (COLT 45, BROWNING 9 mm, etc.)
Automáticas: Son las que manteniendo oprimido el disparador, se produce más de un disparo en forma continua, como por ejemplo las ametralladoras.
Atendiendo a las características de su ánima (Parte interna del cañon).
 
Ánima lisa: Son aquellas que carecen de rayado o estrías (Escopetas y pistolones).
Ánima estriada: La mayoría de las armas de fuego, para darle estabilidad al proyectil durante su trayectoria.
 
Partes de un Arma
 
Las principales son:
 
El cañón
El sistema de alimentación
El mecanismo de disparo (aguja percutora)
y el sistema de agarre.
Mientras que existen otros accesorios como lo son el punto de mira, el guardamonte, la cacha, silenciador y las miras.

 
CALIBRE

Es el diámetro del anima del cañón de las armas de fuego.

Por extensión, diámetro del proyectil. Esto es lo que podemos encontrar cuando se consulta el vocablo “calibre” en un diccionario. Pero sí profundizamos un poco más en el tema, e intentamos aplicar esta definición a la realidad de las armas de fuego, veremos que las cosas no son tan fáciles como parecen.

Principalmente se suelen utilizar dos procedimientos para referenciar el calibre en las armas de fuego:

el “calibre real”
el “calibre nominal”
El calibre real se obtiene midiendo el diámetro interior del ánima del cañón. Se expresa en milímetros cuando utilizamos el Sistema Métrico Decimal, y en centésimas o milésimas de pulgada cuando se utiliza el Sistema Anglosajón de pesos y medidas .

Esta medida se toma en la boca del cañón y como norma general, en el caso de las armas de ánima rayada, será la medida entre dos campos sin tener en cuenta las estrías. Pero cuidado, aquí tenemos que tener siempre en consideración que si medimos el diámetro del proyectil veremos que este es siempre mayor que el diámetro del ánima del cañón entre una y tres décimas de milímetro (o una milésima de pulgada); por eso, una cosa es el calibre real del arma y otra el diámetro del proyectil que esta utiliza.

En cuanto al calibre nominal, se trata de una medida o norma convencional que sólo tiene una relación indirecta con el diámetro real del ánima del cañón.

Un ejemplo de esta forma nominal para denominar calibres la tenemos en la utilizada para designar el calibre en las escopetas. Es la más antigua y proviene de la época en que las armas eran de avancarga y se cargaban, por la boca de fuego, con una bala esférica única y de igual diámetro que el ánima del cañón. (b)

Convencionalmente, cuando se obtenían 12 balas a partir del plomo contenido en una libra inglesa (453,59 gramos) se decía que la bala era del calibre 12; si las que obtenían eran 20, el calibre sería el 20.

Posteriormente el calibre de la bala pasaría, por extensión, a designar el calibre del arma.

A excepción de las escopetas que continúan rigiéndose por esta norma, con la aparición en 1849 de la bala cilindricocónica u ojival (bala Minié), se deja de calibrar las armas contando el número de balas que se obtienen de una libra, pasando a designarse utilizando el calibre real del ánima del cañón.

Correspondencia entre calibre y diámetro del ánima del cañón en las escopetas.

Calibre del anima
Diámetro interior
12
18,5 mm.
16
16,925 mm.
20
15,875 mm.
28
13,975 mm.
.410
10,375 mm.
 

Como no hay regla sin excepción, nos encontramos con un arma que escapa a esta norma, las escopetas calibre .410. Este calibre de origen ingles, corresponde a un diámetro de ánima de 410 milésimas de pulgada. En Francia se las denomina calibre 12 milímetros, medida que corresponde al diámetro de la vaina.

Una vez vista la diferencia entre calibre real y calibre nominal, veamos ahora los diferentes sistemas empleados por los fabricantes de armas y municiones a la hora de referenciar los calibres.

Dependiendo del sistema empleado nos encontramos con la posibilidad de considerar
dos grandes grupos:

  1. Fabricantes y diseñadores de armas que utilizan el sistema anglosajón.
  2. Fabricantes y diseñadores de armas que utilizan el sistema centroeuropeo, o europeo continental.

Grupo anglosajón.

Hay que partir de que tanto británicos como norteamericanos no emplean el Sistema Métrico Decimal sino que, utilizando las unidades del Sistema Anglosajón de pesos y medidas, se expresan para definir los calibres en centésimas o en milésimas de pulgadas. Y por si fuera poco, existe otra diferencia a la hora de escribir los decimales.

En caso de que la cifra a referenciar sea inferior a la unidad ellos escribirían lo decimales de distinta forma a nosotros (ejem: 0,25 pasaría a ser .25 ). Por otra parte, para complicar más la cuestión, no siempre designan el calibre real, sino que en muchas ocasiones lo hacen de forma nominal; sirva de ejemplo el calibre .38
donde se referencia un calibre distinto y superior al real que sería un .359, en el caso de un .38 Smith & Wesson o un .357 en el de un .38 Smith & Wesson Special. Esto es algo sin explicación aparente y con varias versiones. Una de ellas, quizás la más pintoresca, nos dice que este calibre ocupaba el puesto numero 38 en una lista catálogo de finales del siglo XIX, y por extensión pasa posteriormente a denominarse calibre 38.

En este grupo anglosajón los británicos son más homogéneos a la hora de referenciar los calibres, haciéndolo de forma habitual en milésimas de pulgada, es decir, el punto seguido de tres cifras (ejemplo el calibre .455).
Sin embargo, los fabricantes norteamericanos son más heterogéneos; casi siempre definen los calibres en centésimas de pulgada (.38 ), pero con relativa asiduidad rompen esta norma y pasan a indicar el calibre en milésimas de pulgada (.357), o incluso en milímetros, utilizando el Sistema Métrico Decimal (ejem. la pistola Colt Delta Elite calibre 10 mm. Auto).

Grupo europeo continental o centroeuropeo.

Es el empleado por los fabricantes de la Europa continental. Tiene su origen en Centroeuropa, probablemente Alemania, y utilizando el Sistema Métrico Decimal, referencia en milímetros el calibre real del arma. Aquí no hay duda, 9 milímetros son 9 milímetros.

Este sistema, con facilidad, será el elegido internacionalmente para el futuro, puesto que el Congreso de los EE.UU dictó una disposición que obliga a la adopción del Sistema Internacional de Unidades de Física ( S.I ), cuya base es el Sistema Métrico Decimal, y por lo tanto obligará a los fabricantes de armas de los Estados Unidos a expresarse en milímetros. Si a esto se suma que los EE.UU es el mayor productor-consumidor de
armas la incógnita se despeja fácilmente.

Pero mientras llega ese momento los dos sistemas conviven. En muchas ocasiones un mismo calibre, dependiendo del sistema empleado por el fabricante, se referenciará de una forma u otra.

NOTAS

Conversión de longitudes
Sistema Internacional de Unidades de Física (S.I)
De:
A:
Multiplicar por:
Pulgada
Milímetros
25,4
Pies
Centímetros
30,48
Yardas
Metros
0,914
Millas
Kilometros
1,6093
Milímetros
Pulgada
0,03937
Centímetros
Pies
0,0328083
Metros
Yardas
1,0936
Kilómetros
Millas
0,6214
 
Unidad
Simbolo
Kilogramo
Kg
metro
m
segundo
s
amperio
A
Kelvin
K
candela
cd
mol
mol
 
 

La Munición o Bala.
 
Aunque comunmente de se denomine, munición o bala, ninguna de las dos definiciones es correcta, ya que munición corresponde a un termino militar que define cualquier cosa que se reparte a la tropa para su manutención y bala es una parte del cartucho.
 
El cartucho es el conjunto de elementos destinados a ser utilizados en un arma de fuego, con el fin de lanzar al espacio uno o varios proyectiles. Usando para tal fin, la fuerza propulsora de los gases, obtenida en el proceso de combustión o deflagración de la pólvora.

En dicho proceso, intervienen el fulminante, como agente iniciador o detonante de la carga de pólvora contenida en el cilindro o concha, que conforman el cuerpo de la munición o bala, y el proyectil u objeto disparado  al espacio.
 

La función de un cartucho es el conseguir que uno de los elementos que lo integran ( la bala ), pueda ser lanzada, en conjunción con el arma, a una cierta distancia, con precisión y con una energía remanente determinada.

Estos de dividen en dos tipos:

Semimetalicas: La cartuchería semimetálica, corrientemente empleada en escopetas y armas de ánima lisa, se denomina de esta manera porque en su constitución, además del metal del culote, entran otros materiales como el cartón o el plástico que constituye el cuerpo de los cartuchos.Estos cartuchos suelen denominarse por el calibre del arma que lo dispara seguido de su longitud total (p.e. 12-70).
Metalicas: La cartuchería metálica, es empleada en armas largas o cortas de ánima rayada, se denomina de esta manera porque se constituye principalmente por una vaina metalica donde se encuentra alojada la bala.
PARTES DEL CARTUCHO.

Tras esta pequeña introducción, nos centraremos ahora en el estudio morfológico de la munición moderna utilizada en las armas ligeras.
 

A la mayoría de cartuchos actuales, a excepción de los semimetálicos, los podemos dividir en cuatro partes o componentes:

  1. LA VAINA.

Además de servir como portadora de la carga de proyección (pólvora), es la parte que reúne a los demás elementos que componen al cartucho. 

La vaina consta de tres partes esenciales:

Boca
Cuerpo
y Culote.
Cuando las vainas son del tipo abotellado (golleteada) debemos añadir

el Gollete
y la Gola.
 
Dependiendo del material en que están realizadas pueden ser metálicas y semimetálicas. En el caso de las vainas metálicas estas deben reunir unas condiciones especiales de tenacidad, maleabilidad y elasticidad, que las permitan aguantar sin agrietarse las dilataciones que sufren en el momento del disparo, cuando es necesario que se ajusten a las paredes de la recámara con el objeto de obturarla herméticamente, y posteriormente cuando se reduzca la presión de los gases recuperar su tamaño primitivo. Estas cualidades las cumple a la perfección el latón, que debe tener, para la admisión en nuestras fábricas (España), una composición de 72% de cobre y 28% de cinc.

Por el contrario las vainas semimetálicas originalmente estaban compuestas de un cuerpo cilindrico de cartón; un culote metálico casi siempre de una aleación de cobre; y un disco de papel enrollado fuertemente que ajustaba el cilindro de cartón contra el culote impidiendo que ambas partes se pudieran separar.

Provocado por la evolución en el proceso de fabricación, hoy en día, casi todos los cartuchos semimetálicos tienen la vaina de plástico de una sola pieza hecha por comprensión o por extrusión. Estos procedimientos de fabricación confieren a la vaina una gran resistencia a las grandes presiones que deben soportar, facilitando que el culote pase a ser de hierro latonado u otra aleación más barata que el cobre, dado que, al ser el fondo del cartucho de plástico, material que cede menos que el papel, los culotes apenas sufren dilatación y no producen fallos de extracción.

CLASIFICACIÓN DE LAS VAINAS.

Las vainas las podemos clasificar ateniéndonos a varios criterios, los más importantes son:

a) Según el material de su constitución: 

Metálicas.
Semimetálicas.
Plásticas.
b) Según el sistema de percusión:

Percusión anular.
Percusión central.
Las vainas de percusión central, dependiendo de la existencia o no de yunque en la vaina, pueden ser:

Boxer (sin yunque)
Berdan (con yunque)
 

c) Según su forma geométrica:

d) Según la forma externa del culote:

Pestaña
Ranura
Reforzada
Ranura y pestaña
Ranura y pestaña corta
La forma del culote de la vaina va en función del sistema del extracción del arma, de sí es necesario que el culote haga de tope evitando que el cartucho se introduzca en la recámara más de lo debido, y de la potencia de la munición.

  1. LA CAPSULA INICIADORA.

Cuando en 1799, Edward C. Howard descubre las pólvoras fulminantes, que explosionan o se prenden al ser golpeadas, no supo que aplicación darles. Solo seis años más tarde, el sacerdote escocés Alexander Forsyth inventa la llave de percusión donde utiliza la propiedad de las pólvoras fulminantes de inflamarse al choque.

Cuando se ve que la idea funciona, una serie de armeros comienzan a perfeccionar el sistema hasta que el armero inglés Egess, inventa el pistón; pero seria Juan Nicolás DREYSE quien, en 1836, ideara la manera de unir el pistón al cartucho, y diseñara un sistema de retrocarga que evite el tener que cargar el arma por la boca de fuego.

Posteriormente armeros como Lefaucheux, Flobert, Berdan y Edward Boxer, irían desarrollando la idea hasta conseguir una cápsula iniciadora similar a la actual, con una mezcla química iniciadora compuesta de fulminato de mercurio; mezcla que seria sustituida por otra de clorato de potasa.

En la segunda década del siglo XX, casi simultáneamente, la fabrica de municiones alemana R.W.S y la estaunidense Remington, descubrieron un nuevo tipo de pistón anticorrosivo no mercúrico, basados en derivados del plomo (estifnatos, estearatos o ácidos de plomo); solucionando el gran problema de la corrosión que producían los pistones mercuriales o los posteriores de clorato de potasa.
 

La Cápsula Iniciadora (pistón) es la parte del cartucho donde se aloja la sustancia iniciadora encargada de comenzar la ignición.
 

Esta especie de bomba diminuta contiene un fulminante (mezcla química altamente explosiva) que produce una deflagración al ser golpeada. Esta pequeña explosión provoca una llamarada que comunica el fuego a la carga de pólvora iniciando una reacción química que la convierte en gas. Debido a la expansión de los gases, esta reacción, produce un aumento de volumen que se traduce en presión que impulsará a la bala.
 

En los cartuchos de percusión anular la misma vaina hace de cápsula dado que aloja la sustancia iniciadora en el interior del anillo que forma el reborde o pestaña del culote de la vaina.

 Por el contrario, en los cartuchos de percusión central la cápsula (pistón) es una parte independiente que se embute en un orificio practicado en el centro de la base del culote. 
En lo referente a la percusión central debemos diferenciar el tipo de cápsulas empleadas en la munición metálica de la semimetálica (escopetas). 
 

Las cápsulas iniciadoras empleadas en la munición metálica son de dos tipos: sistemas Berdan o Boxer. 
 

La cápsula Berdan carece de yunque necesitando que la vaina lo contenga. Por el contrario la cápsula Boxer, a diferencia de la anterior, contiene un yunque incorporado.
 

En lo concerniente a los cartuchos de escopeta, actualmente se emplean principalmente dos variantes del sistema Boxer. A estos pistones se les denomina de aparato abierto y de aparato cerrado. La diferencia radica en que el segundo de ellos el pistón está cerrado.

COMPONENTES BÁSICOS DEL PISTÓN

La mayoría se componen de las siguientes partes:

Pasta iniciadora. Consiste en una mezcla explosiva sensible a la percusión, con compuestos oxidantes, reductores y elementos metálicos, que producen una detonación y un chorro de fuego cuando se aplica sobre ella la energía mecánica adecuada.
Copela. Es la parte metálica del pistón que contiene la pasta iniciadora y en algunos casos el Yunque.
Yunque. Pieza metálica contra la que choca la pasta iniciadora, cuando impacta el percutor del arma en el centro de la cápsula. De la exacta ubicación del yunque y de sus dimensiones, depende en gran parte la sensibilidad del pistón.
 

  1. LA POLVORA.

Es el propelente o carga propulsora del cartucho, cuya misión es impulsar a la bala, facilitándola el empuje necesario para que esta recorra su trayectoria. 
Antiguamente estaba compuesta por una mezcla intima de salitre, carbón y azufre. Imposible de fijar exactamente la época de su invención, ni tan siquiera la de su aparición en los campos de batalla. Parece ser que es un invento chino que data del siglo VIII de nuestra Era; la formula más antigua que se conoce data del siglo XIII, se le atribuye al monje franciscano ingles Roger Bacón, y nos da las siguientes proporciones: 41% de salitre, 29,5% de carbón y 29,5% de azufre. Estas proporciones variarían, y en lo que se refiere a la composición dada para proyección en los tratados más antiguos es:

10 dracmas de salitre 
11/2 dracmas de azufre 
2 dracmas de carbón

que equivaldría a:

 74,07% salitre
11,11% azufre 
14,81% carbón

Sobre este tema podemos llenar páginas y más paginas, pero dejaremos las historias y leyendas sobre la invención de la pólvora negra para otra ocasión, y nos centraremos un poco en las pólvoras modernas. 
 

En un principio los maestros artesanos fabricaban la pólvora basándose en formulas empíricas, pero con la creación del Service de Poudres et Salpétres, por Napoleón, la fabricación de la pólvora se perfecciona y se comienza a obtener productos normalizados.

Pero en 1884, Paul Vielle descubre que la nitrocelulosa podía disolverse en éter o alcohol, amasándola y laminándola para darle la forma adecuada. Nacían las pólvoras de nitrocelulosa, de base simple o coloidales (pólvoras sin humo). Estas poseen tres veces más potencia que la pólvora negra y, por sí fuera poco, combustionan dando lugar a productos enteramente gaseosos, casi sin emisión de humo.
 

A finales del siglo XIX, además de la pólvora B de Vielle, en Europa se fabricarían otras de base simple como la “pólvora rusa de pirocolodión”. Poco después Alfred Nóbel consigue gelatinizar la nitrocelulosa mediante nitroglicerina, en vez de disolvente; la balistita entra en escena y con ella las pólvoras de doble base. La pólvora negra que durante casi seiscientos años había dominado los campos de batalla, poco a poco quedaría relegada a escasas aplicaciones.

A diferencia de la pólvora negra, a la que podemos definir como una mezcla explosiva cuyos componentes son inertes, con el descubrimiento y posterior desarrollo de las pólvoras nitrocelulosas de base simple o coloidales, de las de doble base, o de las compuestas, es más correcto cambiar la definición por la de “explosivo propulsor en el que la reacción química exotérmica se propaga a velocidades relativamente reducidas: 0,01 a 2 metros por segundo” (los explosivos detonadores dinamita, trilita, etc., lo hacen entre 2.000 a 9.000 metros por segundo.)

CLASIFICACIÓN DE LA PÓLVORA

A la hora de clasificar la pólvora, nos basaremos en su composición o en la velocidad de deflagración.
Inicialmente, y basándonos en su composición, tenemos que hacer dos grupos:

Pólvoras ordinarias. 
Pólvoras sin humo.
 Dentro del primer grupo las más importantes son: la pólvora negra y la pólvora parda.

 El segundo esta compuesto por: las pólvoras de nitrocelulosa (de base simple o coloidales), y las pólvoras de doble base (formadas por nitrocelulosa, nitroglicerina y correctores).

 También se suele clasificar la pólvora atendiendo a su velocidad de deflagración, y en este caso serán: progresivas, regresivas y de emisión constante. Esta diferencia en la emisión de gases se puede conseguir variando la forma geométrica de los granos o, también variando la composición de la pólvora.

 Cuando las pólvoras están compuestas por granos planos o huecos, se consume por capas paralelas lo que permite una velocidad de quemado progresiva. En el caso de las pólvoras regresivas los granos son macizos, la superficie exterior es relativamente reducida, y la emisión de gases, según avanza la ignición al interior, va disminuyendo.

EL TACO.

“La misión del taco es múltiple: por un lado, aprovecha al máximo los gases producidos en la combustión de la pólvora gracias un perfecto sellado interno del cartucho en el momento del disparo y, por otro, contiene y protege a los perdigones en su trayecto por el interior del cañón evitando que se deformen por rozamiento con las paredes. Además, gracias a la flexión del pilar de unión de las dos cazoletas del taco, suaviza el retroceso del arma al amortiguar el impacto inicial que se produce en el momento del disparo.”

Sin olvidar la importancia de balas, perdigones, pólvora y vainas, el taco es fundamental en la consecución de la regularidad balística, en presiones y velocidades. La calidad de un cartucho depende en gran manera de la de su taco. Cuanto mejor sea el taco mejor rendimiento obtendremos del cartucho, y mejor garantizaremos un funcionamiento optimo de este tipo de munición, sobre todo, cuando va cargada con granalla metálica (perdigones o postas). 

La misión del taco es múltiple: por un lado el taco sella la cámara de gas manteniendo los gases fuera del haz de perdigones, evitando las dispersiones que ocasionaría la perturbación del haz por los gases y, por otro, protege a los perdigones impidiendo que se deformen en el momento de la deflagración de la pólvora y durante todo el recorrido por el cañón.

Inicialmente los tacos eran de fieltro, corcho o papel prensado, pero desde que la FN (Fabrique Nationale Herstal S.A.) inventó el taco plástico de doble cubeta (Shot Wrapper) empleándolo en su cartucho “Legia” la mayoría de los cartuchos montan tacos plásticos.

Con el taco plástico de doble cubeta la FN solucionaban los fallos que producían en muchas ocasiones los tacos de fieltro, que al quedarse cruzados permitían que los gases desordenaran el haz y llegaran incluso a fundir y pegar los perdigones entre sí. 

Otra de las mejoras conseguidas fue que al obturar con mayor perfección la cámara de gas se aprovecha más la presión de la pólvora, lo que permite reducir la carga. Esta reducción de carga sumada a la progresividad del amortiguador del taco que suaviza el impacto inicial que se produce en el momento del disparo, hace que el retroceso del arma resulte muchos menos perceptible.

 Por otra parte, gracias este tipo de taco se evita en gran manera que los cañones de las escopetas se emplomen. Durante su recorrido por el cañón, al ir los perdigones en la cubeta, no tocan las paredes del ánima, consiguiendo suprimir los residuos de plomo que a causa del rozamiento se depositaban en las paredes del cañón. 

Hoy en día aunque se siguen produciendo tacos de corcho, fibra o incluso papel, como el célebre taco “Cup Wad” elaborado por la casa Winchester, la mayoría se fabrican por inyección de polietileno de baja densidad utilizando la última tecnología en moldes de inyección, lo que garantiza un producto de alta calidad y regularidad. 

El fabricante personaliza el diseño de cada modelo de taco para garantizar un resultado optimo del cartucho y conseguir distintos efectos en el momento que se realiza el disparo; sirva de ejemplo la misión dispersante que tienen algunos tacos que mediante un separador situado en la cubeta superior, entre la carga de perdigones, facilita la dispersión del haz de plomos en el momento de salir del cañón. Esto permite un haz más amplio y una distribución optima de los perdigones a muy corta distancia, adaptando el cartucho para el tiro cercano; sirva de ejemplo el taco superdispersante patentado por Cartuchos Saga S.A. En otras ocasiones el cartucho va dotado de un taco graso, completamente biodegradable con una tapa de cartón que garantiza la hermeticidad necesaria para los gases y especialmente diseñado para producir el menor el impacto medioambiental, atendiendo a las restricciones ecológicas que existen en algunos países.

En definitiva, el rasgo que ha marcado la evolución y el diseño del taco ha sido el adaptar el cartucho a la variedad, diversidad y diferentes supuestos de utilización ya sean militares, policiales o deportivos. Consiguiendo una regularidad máxima de presión, velocidad, y cualidades balísticas uniformes en todas las condiciones en las que se efectúa el disparo.

  1. LA BALA.

Como norma general, a los proyectiles disparados por las armas de fuego portátiles se les denomina balas. La mayoría de las veces suelen ser metálicas y pesadas, aunque en algunas ocasiones muy especificas son de madera o plástico, y a excepción de las esféricas que son completamente simétricas respecto a su centro, a las demás las podemos dividir para su estudio en las siguientes partes: punta, cuerpo y culote.

En lo referente a los cartuchos semimetálicos de escopeta, debemos mencionar que, cuando el diámetro de la bala esférica se sitúa entre 9,14 mm y 6,1 mm se la denomina posta. Cuando el diámetro es inferior a 5 milímetros pasa a denominarse perdigón. 

Retomando el concepto general, podemos decir que la bala es la parte principal del cartucho y su función es fundamental en el éxito del disparo. Gracias al impulso que le facilita la pólvora recorre la trayectoria hasta el blanco y le cede la energía residual, desarrollando toda la balística exterior y de efectos.

Las primeras balas eran de plomo y tenían forma esférica. Su utilización predominó durante cinco siglos, hasta ya muy entrado el siglo XIX, cuando con la aparición de las armas de anima rallada, Devigne diseña en 1826 una bala cilindro-cónica con un hueco en la base.

Poco después vendría la bala cilindro-ojival diseñada por Thouvenin, la bala Minié, la Dreyse, la Lorenz. Poco a poco las balas con forma esférica quedarían relegadas a los cartuchos de caza.

La aparición de la retrocarga implantó el cartucho metálico y con el se generalizaría la bala cilindro-ojival. En estos primeros cartuchos las balas eran de plomo con una aleación de estaño o antimonio. Pero cuando las balas, gracias al empuje producido por las pólvoras nitrocelulosas, comenzaron a sobrepasar los 450 m/s de velocidad inicial no tomaban bien las estrías y los cañones se emplomaban a causa de la tremenda fricción. La solución a este problema fue dotar a la bala de plomo de una “camisa metálica”. 

En estas primeras balas con envuelta metálica y alma de plomo (blindadas), la envuelta se fabricaba con cuproníquel, solventando en principio el problema, pero cuando las velocidades alcanzadas superaron los 700 m/s de Vo, la camisa de cuproníquel se fundía, lo que ocasionaba en el ánima del cañón un residuo que solo se podía quitar a base de amoniaco y baqueta; este inconveniente se solucionaría gracias a la denominada envuelta de “Metal dorado” (aleación de cobre, cinc y una pequeña cantidad de estaño).

Posteriormente aparecen las envueltas denominadas de “Trío-metal” que se obtienen combinado una fina lamina de acero destemplado entre dos finísimas laminas de metal dorado.

La tecnología de las balas está en continua evolución. Desde la aparición de la bala esférica y tras más de 800 años de lento desarrollo, escalonados con algún periodo de rápida evolución, ha sido a partir de 1990 cuando los progresos en la metalurgia y los modernos procesos de fabricación nos han llevado a un avance vertiginoso en el diseño y la efectividad de las balas. Actualmente tenemos proyectiles, compuestos de 8 metales, que dependiendo de la dureza del blanco se comportan de una manera u otra. Siendo capaces de traspasar un chaleco antibalas o una placa de acero; o por el contrario, cuando el objetivo a batir es blando, la bala se expande 360º dentro del blanco cediéndole toda su energía y no traspasándolo.

CLASIFICACIÓN DE LAS BALAS

A la hora de clasificar las balas nos encontramos con infinidad de posibilidades. Si atendemos a los elementos que contienen estas pueden ser de un elemento, de dos elementos y de varios elementos. Si nos fijamos en los efectos que producen serán trazadoras, incendiarias, explosivas, perforantes, etc. Según la silueta de su cuerpo serán lisas, ranuradas, moleteadas y entalladas. Atendiendo a su forma geométrica pueden ser esféricas, cilíndricas, ojivales, y sus variantes mixtas como cilindro-cónicas, cilindro-ojival, etc. 

Como vemos ha quedado claro que podemos seguir con infinidad de clasificaciones, por lo tanto vamos a centrarnos solo en las más significativas.

Atendiendo a su forma

La forma, el perfil de la ojiva y la composición de la bala depende del uso que se le dé a la misma. Por ejemplo: las agudas están diseñadas para que pierdan velocidad más despacio y tengan más alcance y más capacidad de penetración. Al contrario, las balas de punta redondeada suelen ser más efectivas a corta distancia y ceden más energía en le momento del impacto penetrando menos que las picudas.

Dentro de esta primera clasificación, y atendiendo a formas y perfiles, realizaremos cuatro subgrupos:

1º Fijándonos en su forma geométrica podemos decir que la bala es:

Esférica (A) 
Cilíndrica (B)
Ojival (C)
Cilindro-cónica (D)
Cilindro-ojival (E)
Aerodinámica (F)
2º Observando la forma de su base, la bala, puede ser:

Hueca o perforada (G)
Tronco cónica (H) 
Cóncava (I)
Plana (J)
Talonada (K)
 

En la actualidad, poco más allá de la munición anular del calibre .22 monta balas talonadas.

3º Según la forma de la punta diremos que es:

Roma (L)
Plana (M)
Hueca (N)
Aguda (Ñ)
 4º Atendiendo a la silueta de su cuerpo:

Moleteada (O)
Ranurada (P)
Entallada (Q)
Lisa (R)

Atendiendo a su formación o composición

Aquí diferenciaremos entre las compuestas de un solo elemento y las de varios elementos.
Las de un solo elemento dependiendo de su composición y dejando a un lado si son de madera, platico o metal, las clasificaremos como macizas o huecas. 

En el caso estar formadas por varios elementos, realizaremos la clasificación centrándonos en la naturaleza de su envuelta, siendo de latón, cobre, cuproníquel, acero latonado, teflón, etc. 

En esta clasificación de varios elementos debemos incluir la nueva bala desarrollada por el ejercito de los EE.UU., la denominada “Bala Verde”. En este tipo de proyectil, atendiendo al daño que produce el plomo al medio ambiente, se ha sustituido el núcleo de plomo por otro de tungsteno nailon.

Atendiendo a los efectos que producen

Además de las balas ordinarias en este grupo incluiremos aquellas balas cuyo comportamiento, balísticamente hablando, difiere del normal de los proyectiles ordinarios.

Expansivas

Con la intención de obtener mayores daños, la bala se deforma expandiéndose dentro del blanco y cediéndole toda su energía. Una de las primeras balas expansivas fue la diseñada y patentada en 1897 en el arsenal Dum-Dum, en las afueras de la ciudad India de Calcuta.

 Esta munición fue prohibida por el convenio Internacional de la Haya, quedando relegada para usos cinegéticos.

 Actualmente, son ejemplo de balas expansivas las conocidas como de punta hueca.

 Frangibles

 Se fragmentan al impactar en una superficie dura evitando rebotes, o traspasar el blanco.

 Están compuestas por una mezcal de cobre y estaño, combinados por alta presión o una sustancia aglomerante como el nylon y el estaño.

 Perforantes

 Balas blindadas de núcleo duro perforante.
 

La misión de este tipo de balas es poder atravesar los blindajes ligeros. Los alemanes, durante la Primera Guerra Mundial, para traspasar el blindaje de los primeros carros de combate idearon este tipo de proyectil. Compuesta de un núcleo de acero rodeado de una envuelta de plomo que está a su vez rodeada de una camisa o blindaje convencional. En el momento del impacto se desprenden las envueltas y el núcleo de acero continua la trayectoria perforando el blindaje. Ejemplo de este tipo de balas son la bala Roth y la Krupp. Posteriormente se perfecciona este tipo de munición reforzando el núcleo con una aleación de Níquel -Cadmio.

 Trazadoras

Su función principal es la de marcar la trayectoria mediante una estela luminosa o de humo, y así poder corregir el tiro. Las primeras balas trazadoras se fabricaron pegando a la base de la bala una pastilla de magnesio y fosfato. En la actualidad exteriormente las podemos distinguir dado que su ojiva va pintada de color verde o rojo, dependiendo del país de origen. Otra característica es que la longitud de estas balas, suele ser mayor de lo normal debido a que necesitan contener en su interior un espacio donde alojar la carga trazadora (generalmente fósforo).
 

Comúnmente en las ametralladoras una de cada cinco balas es trazadora.

Incendiarias

 Balas que contienen una mezcla química que se inflama al contacto con el aire o por impacto.
 

La misión de este tipo de bala es producir incendios en el lugar donde impactan. La carga incendiaria, habitualmente fósforo blanco, va colocada en el interior de la ojiva. En el momento del impacto se rompe la camisa de la bala, inflamándose el fósforo al entrar en contacto con el aire. Para su diferenciación la ojiva va pintada de azul o naranja

 Explosivas 

 Balas que contienen una carga que explota por impacto.

 La utilización de balas explosivas es muy antigua. Básicamente su misión es la de detonar al impactar en el blanco. En un principio la sustancia explosiva era una mezcla de fulminato de mercurio y clorato potásico. Esta carga detona a causa de la presión que sufre la bala en el momento del impacto. 

Existen tres etapas en el proceso de conversión de energía:
 

  1. La pólvora se descompone formando productos gaseosos, al tiempo que se libera gran cantidad de calor por la combustión de la pólvora.
  2. Las grandes cantidades de calor originan altas presiones en la recamara del arma, obligando al proyectil a desprenderse de la vainilla iniciando su movimiento.
  3. La acción que provoca la presión de los gases empuja al proyectil en la dirección de menor resistencia (boca de fuego), y la reacción se traduce en el retroceso del arma.
     
     El comportamiento del proyectil en el interior del cañón depende de:
    El calibre del arma ( mas calibre menos presión)
    La carga de pólvora ( mas pólvora mas presión)
    El peso del proyectil (mas peso mas presión)
    La naturaleza del proyectil (mas dureza mas presión)
    La longitud del cañón (mas longitud mas presión) esta no debe ser mayor que la que el proyectil recorre durante la combustión de la pólvora, mas rozamiento.
    Si es menor la pólvora se quema en el exterior sin provecho.
     

BALISTICA EXTERNA 

Trata de forma científica el comportamiento del proyectil en le momento de abandonar la boca de fuego y define conceptos que nacen de la relación entre trayectoria, líneas teóricas del proyectil, ángulos formados, puntos de corte en ellos, zonas de influencia.

PLANO HORIZONTAL U HORIZONTE DEL ARMA: es el plano horizontal que para por el origen de la trayectoria.
LINEA DE PROYECCION: es la tangente a la trayectoria en el origen. No coincide generalmente con la de tiro, pues al salir el proyectil del ánima el arma toma una posición distinta de la que tenía antes de producirse el disparo.
LINEA DE MIRA: es la visual determinada por los elementos de puntería que partiendo del ojo del tirador ara por la muesca de mira, punto de mira y termina en el blanco.
LINEA DE TIRO: es la prolongación indefinida del eje del arma dispuesta para el disparo.
TRAYECTORIA: es la línea descrita por el centro de gravedad del proyectil, desde que sale de la boca de fuego, durante su recorrido en el aire.
LINEA DE SITUACION: se llama así a la que une el origen de la trayectoria con el punto del objetivo que se desea batir.
ORIGEN DE LA TRAYECTORIA (O): es el centro de la boca del arma en el momento del disparo.
VERTICE DE LA TRAYECTORIA (V): es el punto mas elevado de la misma con relación al horizonte del arma. En dicho punto la tangente a la trayectoria es horizontal.
RAMA ASCENDENTE DE LA TRAYECTORIA: la parte de la trayectoria comprendida entre el origen y el vértice.
RAMA DESCENDENTE DE LA TRAYECTORIA: la parte de la trayectoria comprendida entre el vértice y el punto de llegada o arribada.
PUNTO DE CAIDA: es el punto en que la rama descendente de la trayectoria encuentra el horizonte del arma.
PUNTO DE LLEGADA, ARRIBADA O INCIDENCIA: es el punto en que la trayectoria encuentra el blanco o el terreno.
PLANO DE TIRO: se llama así al plano vertical que contiene a la línea de tiro.
ANGULO DE VIBRACION (1): es el formado por la línea de proyección y la de tiro. Puede ser positivo o negativo según que la línea de proyección quede por encima o por debajo de la de tiro. En el primer caso se denomina de relevación y en el segundo de depresión.
ANGULO DE PROYECCION (2): es el formado por la línea de proyección con el horizonte del arma.
ANGULO DE TIRO (3): es el que forma la línea de tiro con el horizonte del arma.
ANGULO DE MIRA (4): es el formado por la línea de tiro y la de mira.
ANGULO DE ELEVACION (5): es el formado por la línea de tiro y el de situación.
ANGULO DE SITUACION (6): es el formado por la línea de situación con el horizonte del arma. Es positivo cuando el objetivo este por encima del horizonte del arma y negativo cuando dicho objetivo este por debajo del plano horizontal.
ANGULO DE CAIDA (7): es el formado por la tangente a la trayectoria en el punto de caída con el horizonte del arma.
ANGULO DE LLEGADA O INCIDENCIA (8): es el formado por la tangente a la trayectoria en el punto de llegada con la superficie del terreno o el blanco.
ANGULO DE ARRIBADA (9): es el formado por la tangente a la trayectoria en el punto de llegada con la línea de situación.
ORDENADA: se llama ordenada a la vertical trazada desde un punto cualquiera de la trayectoria hasta su encuentro con el horizonte del arma.
ORDENA MAXIMA: la ordenada correspondiente al vértice de la trayectoria
TERRENO BATIDO: es aquella superficie del terreno donde se abaten los proyectiles de un agrupamiento.
ZONA RASADA: es la parte del terreno por la que no puede pasar un blanco de altura dada sin ser tocado por la trayectoria que se considere.
ZONA DESENFILADA: se llama así a la parte del terreno que un obstáculo cualquiera pone a cubierto de los proyectiles.
 
BALÍSTICA DE EFECTOS
 
La Balística de efectos estudia las heridas, los efectos en general, destrozos o fenómenos producidos por el proyectil al colisionar contra un blanco.

Los efectos pueden ser consecuencia de los siguientes elementos:

    * Acción combinada.
    * Poder de penetración.
    * Destrozos por fragmentación.
    * Energía.
    * Fenómenos de presión hidrodinámica.

Efectos sobre Personas

En términos generales se considera que proyectiles que llegan al organismo animados de una energía cinética menor de dos kilográmetros (14,466 l/p.), producen solamente contusiones.

Si la energía cinética es de dos o un poco mayor (más de 14,466 l/p.), puede penetrar hasta dos centímetros en partes no cubiertas por ropas.

Con una energía de diez kilográmetros por centímetro cuadrado (72,33 l/p.) puede producir destrozos en huesos duros.

Con quince kilográmetros, (108,495 l/p) puede atravesar el cráneo.

Los proyectiles animados de gran energía cinética al atravesar el cráneo, por ejemplo, producen el fenómeno de explosión por causa de la presión hidrodinámica (líquidos en movimiento).

 Las ropas, cuando son varias prendas, pueden absorber hasta una quinta parte de la energía.

Disparos sobre Personas

El efecto general, es de una lesión de mayor o menor consideración y excepcionalmente una contusión.
 

 
 La lesión deja muchas veces tatuajes, según la distancia a la cual se hizo el disparo.

Pero aunque no deje tatuaje, siempre dejará señales que servirán a la criminalística para obtener serias conclusiones que proporcionarán al investigador buenos indicios, siempre y cuando sepa apreciarlos.

El Tatuaje
 El tatuaje es la presencia de una zona o aureola de quemaduras o residuos de deflagración de la carga del cartucho alrededor o dentro del orificio de penetración del proyectil.

 La presencia de quemaduras tiene relación con la distancia, siendo preciso aclarar, que en este aspecto nada tiene que ver lo referente al alcance del arma.  Eso sí, se deben tener en cuenta las siguientes situaciones relativas a la distancia a la cual se efectúo el disparo con la distancia

A contacto firma (boca de jarro)      

Se presenta cuando el cañón del arma o más aun, la trompetilla, se apoyó contra el cuerpo. Las características de esta lesión, especialmente en cuanto se refiere al orificio de entrada son las siguientes.

Generalmente queda marcada la trompetilla del arma.
 

Puede aparecer el orificio de entrada de mayores dimensiones que el de salida.
Esto se debe a la explosión que producen los gases al abandonar la boca de fuego, cuando el disparo se efectúa contra un hueso.

A semi contacto (quema ropa)

 Es quizás el disparo que mas nitidez deja en el tatuaje.
 Se considera este disparo a menos de diez centímetros y recibe su nombre del hecho de que generalmente quema la ropa.

A corta Distancia

Es hecho a una distancia entre los diez centímetros y un metro. La herida es generalmente limpia. Se considera por algunos tratadistas, como la máxima distancia a la cual deja tatuaje el disparo.

A Larga Distancia

Se considera que toda lesión en la cual no aparece tatuaje, ha sido causada por un disparo hecho a larga distancia, la cual no siempre es considerable, sino simplemente mayor de un metro.

Por esta razón no debe confundirse nunca el simple disparo hecho a corta o larga distancia con relación al alcance o a las características del arma o a su efectividad, con la distancia a la cual se produce el tatuaje. 

Lesiones ocasionadas por disparos próximos a contacto o quemarropa

   
Lesiones originadas por disparos a boca de jarro   Orificios originados por disparos a distancia
 

BALISTICA COMPARATIVA

La Balística comparativa o Identificativa  estudia las relaciones de identidad existentes entre las marcas o lesiones (características identificativas) producidas en la concha y proyectil por el arma utilizada y los elementos o partes de dicha arma que producen las citadas huellas.

Esta rama de la Balística, parte del principio general de que todas las armas imprimen características propias a los elementos no combustibles integrantes de la munición (proyectil, concha y fulminante) utilizada. Esto se fundamente, en que  para efectuar la acción de disparo, intervienen una serie de piezas mecánicas y partes del arma que actúan sobre los elementos iniciador y contenedor de la concha (cápsula de fulminante y vaina), y sobre su elemento proyectado (proyectil).

La identificación de un arma se basa en primer lugar en la coincidencia de las huellas o lesiones de clase, comunes, en principio, a todas las armas de la misma marca y modelo, y fundamentalmente en la correspondencia, en forma y ubicación de las microlesiones específicas o individualizantes, tales como, Estrias, microestrías (en el proyectil), y huellas de la aguja percutora y la aguja extractora (en la superficie de la concha).
 
 
Finalidad:  

.-Identificación de armas por estudios microscópicos comparativos entre conchas o proyectiles, (indubitadas-dubitadas).

.- Estudios identificativos de conchas y proyectiles dubitadas. 
 
Elementos individualizantes en la comparación de un proyectil (Campos y Estías)

 
Comparación de Conchas

 
MICROSCOPIO  DE COMPARACIÓN BALÍSTICA.

Es un equipo óptico de gran precisión, utilizado por todos los Laboratorios de Balística Forense, que posibilita el estudio comparativo de elementos balísticos (vainas y balas), permitiendo establecer con fiabilidad si han sido o no percutidos o disparados con una misma arma.

IBIS. Sistema integrado de identificación balística.

Concebido como un sistema integral, cerrado, de identificación de elementos balísticos, IBIS se soporta en una tecnología informática y óptica avanzada, que se distribuye en los siguientes componentes:

2.1. Estación de adquisición de datos (DAS).
2.2. Estación de firmas (SAS).
2.3. Un SERVIDOR SILICON GRAPHICS que controla el almacenamiento y las funciones de recuperación de la base de datos.

2.4. Dos ESTACIONES REMOTAS DE ANÁLISIS DE MUESTRAS (MATCH POINT), compuestas cada una por un ordenador, un monitor y una impresora.

SISTEMA AVANZADO DE ANÁLISIS BALÍSTICO

Creado por Michael Barrett, el pionero que a principios de la decada de los años 90  trajo IBIS a los examinadores y técnicos en armas de fuego, ALIAS es el lider de la próxima generación de análisis de balística forense.

ALIAS construye imágenes tridimensionales (3D) de gran riqueza visual de las balas y los casquillos proporcionando después poderosas herramientas que permiten analizarlas por medio de colorización topográfica sensible, una fuente de luz y la orientación del eje ajustables.

Los datos de la imagen de ALIAS son capturados por el interferómetro de aplicación-específica más fino del mundo construido en Suiza. Estos son entonces procesados a fondo por medio de un sistema de computación moderna de 64-bit y un programa que define rápidamente los datos tridimensionales (3D) con algoritmos patentados del mismo.
 

Gráfica:  ALIAS  –  Vista en 3D de Conchas e interface del usuario

Otras Funciones de la Balística Forense

Examen operativo de armas de fuego.
Capacidad de fuego.
Identificación y restauración de seriales
Características técnicas.
Obtención de elementos “testigo”.
Estudios de armas y elementos balísticos “dubitados”.
Estudios sobre prendas y superficies objeto de disparo.
Procedencia y características técnicas.
Relación con otros elementos.
Inspecciones técnicas y reconstrucciones de hechos.

Volver al Curso de Detective Privado