Consisten en una serie de elementos constructivos y productos especiales dispuestos para evitar el inicio del fuego (ignifugación de los materiales), evitar que se propague (compartimentación, cerramientos, sellados), evitar que afecte gravemente el edificio (protección estructural) y facilitar la evacuación de las personas (señalización luminiscente) y una actuación segura de los equipos de extinción.

Los productos de protección pasiva contra incendios tienen que cumplir la normativa vigente.

Superan estrictos ensayos realizados por laboratorios acreditados que demuestran su eficacia (reacción, resistencia y/o estabilidad, luminiscencia) en pruebas con fuego real. Tras las pruebas son aptos para su instalación atendiendo a una serie de parámetros (soportes, espesores, aplicación, etc.) bien definidos.

Según la normativa vigente, la protección pasiva se encarga de:

  • Garantizar el confinamiento y control de un incendio y facilitar la evacuación de los ocupantes.
  • Garantizar la estabilidad del edificio y limitar el desarrollo de un posible incendio.

Recuerde:

  • La protección pasiva es un escudo contra el fuego
  • Es una vacuna contra el fuego: si se aplica, no se produce, o sólo lo hace a nivel de conato
  • Encierra al fuego
  • Protección segura durante las 24 hs.
  • Protección permanente. Siempre está ahí, sin necesidad de intervención humana.
  • Nunca falla.

3.1 Protección estructural. Evita el colapso del edificio

La componen elementos o productos que se aplican a la estructura portante (pilar, viga, soporte, muro de carga, falso techo, forjado, cerramiento) del edificio, con el fin de incrementar su estabilidad al fuego.

Estos son los mas comunes:

  • Las pinturas intumescentes: Tienen la capacidad de hincharse al calentarse creando una capa aislante alrededor de los elementos que recubren.
  • Mortero de vermiculita: La vermiculita es un mineral formado por silicatos de hierro o magnesio, del grupo de las micas que se utiliza como aislante térmico y acústico. Al elevar rápidamente la temperatura de la vermiculita se genera una expansión conocida como exfoliación, resultando un producto utilizado como agregado liviano para construcción con propiedades aislantes térmicas y acústicas. Además de ser químicamente inerte, la vermiculita expandida mantiene su capacidad de aislamiento entre 200 y 1200 °C. El punto de fusión de la vermiculita es 1.370 °C y la temperatura de reblandecimiento es 1.250º C siendo un mineral incombustible y químicamente muy estable a altas temperaturas lo que lo convierte en un material idóneo para la protección contra el fuego.
  • Placas de fibrosilicato: La placa de fibrosilicato es un material de densidad media-baja, diseñado para ofrecer distintas soluciones a la protección pasiva contra el fuego. Estas placas junto a un correcto emplastecido logran dar los resultados mas esteticos posibles alcanzando grandes resistencias al fuego. Debido a la composición del producto, está diseñado para ser utilizado como revestimiento de estructuras metálicas y conformación de tabiquería protegiendo de las altas temperaturas.
  • Lana de roca: La lana de roca, perteneciente a la familia de las lanas minerales, es un material fabricado a partir de la roca volcánica. Se utiliza principalmente como aislamiento térmico y como protección pasiva contra el fuego en la edificación, debido a su estructura fibrosa multidireccional, que le permite albergar aire relativamente inmóvil en su interior. La estructura de la lana de roca contiene aire seco y estable en su interior, por lo que actúa como obstáculo a las transferencias de calor caracterizándose por su baja conductividad térmica, la cual está entre los 0.050 y 0.031 W/m·K, aislando tanto de temperaturas bajas como altas. La lana de roca es un material no combustible, siendo Clase A1 según la clasificación europea de reacción al fuego de los materiales de la construcción (Euroclases). Se utiliza como protección pasiva contra el fuego en edificios, pues conserva sus propiedades mecánicas intactas incluso expuesta a temperaturas superiores a 1000ºC.

3.2 La Sectorización o Compartimentación. Evita la propagación del fuego

  • Cerramientos: Mediante placas y paneles para construir elementos y sistemas resistentes al fuego, como puertas cortafuego, conductos de ventilación, falsos techos, etc.
  • Sellados: Medios o soluciones utilizados para la sectorización que evitan que el fuego, los gases inflamables y la temperatura pasen de una parte a otra del sector de incendio del edificio a través de los huecos de pasos de instalaciones. Se tienen que sellar todo tipo de huecos, penetraciones, cables y tuberías.
     

 
Las puertas cortafuego o también llamadas puertas RF (resistentes al fuego).


 
Son puertas de metal, vidrio o madera. Se instalan con el fin de evitar la propagación de un incendio y además permiten una rápida evacuación del personal.
 
Las puertas RF más utilizadas son las metálicas que son más eficaces contra el fuego pero menos estéticas, aunque actualmente se puede elegir entre varios acabados o también la posibilidad de personalizar él acabado. Suelen estar fabricadas con dos chapas de acero y rellenas de material aislante en su interior. Las puertas cortafuego de vidrio suelen ser menos comunes pero más exclusivas.

Dependiendo del tiempo que resiste la puerta al ensayo se la calificará con un EI 30, 60, 90, 120 minutos. Cada letra indica una característica diferente:

R= Estabilidad. La puerta mantiene su resistencia mecánica, es decir permanece anclada sólidamente en su lugar.
E= Hermeticidad. Capacidad de no dejar penetrar ni producir humo o llamas.
I= Aislamiento Térmico. Capacidad en reducir la transmisión del calor.

Si durante el ensayo sobrepasa la temperatura pero no pasa la llama, la puerta RF se clasifica como para llamas “E”.

El sistema de apertura de las puertas cortafuego puede ser mediante manilla o barra anti pánico, además pueden disponer de visores que permiten el paso de la luz sin que la puerta RF pierda su capacidad aislante, el vidrio de las mismas deberá contar siempre con su correspondiente marcado CE.

Las cortinas cortafuegos

Las cortinas para la sectorización de fuego y canalización de humo, están realizadas por telas de alta resistencia al fuego con revestimiento especial para soportar las altas temperaturas, se activan por motorización a 24 v. continua o 230 v. alterna, que permite su cierre y apertura, controlados por un cuadro eléctrico, ante la señal de detección, alarma…

Al igual que las puertas cortafuegos se clasifican dependiendo del tiempo que resiste la cortina al ensayo, con un EI 30, 60, 90, 120 minutos.

3.3 Sistemas de control de humos. Despejan el humo

Son barreras de humos, exutorios y ventiladores que sectorizan y evacúan el humo del edificio para preservar libre de humo los espacios de evacuación y retrasar el calentamiento estructural.

 
3.4 Señalización luminiscente. Evacuación garantizada

Sistema por el cual se facilita la evacuación aún en ausencia total de luz, indicando las salidas, salidas de emergencia, equipos de protección contra incendios, riesgos específicos, etc.

 Volver a Sistemas Contra Incendios