El Centro de Control constituye el cerebro del sistema de seguridad de una instalación, centralizando la recepción de todas las señales de alarma, comunicaciones e imágenes de los CCTV existente en la instala ción, a fin de adoptar la decisión más acorde con la naturaleza del riesgo detectado.

Es un centro dotado de un conjunto de medios, con aislamiento total del resto de las instalaciones, donde opera el responsable de la seguridad, y donde se toman lasprimeras medidas para resolver las posibles incidencias.

Cuentacon unservicio de vigilancia las 24 horas del día, y dispone de los siguientes elementos: Circuito cerrado de televisión, recepción de alarmas, megafonía, enlaces radio, enlaces telefónicos, etc

Estos centros de controlse tratan en el art. 42 de la LSP 5/2014 de 4 de abril:

Art. 42. Servicios de videovigilancia.

Los servicios devideovigilancia consisten en elejercicio de la vigilancia a través de sistemas de cámaras o videocámaras, fijas o móviles, capaces de captar y grabar imágenes y sonidos, incluido cualquier medio técnico o sistema que permita los mismos tratamientos que éstas.

Cuando la finalidad de estos servicios sea prevenir infracciones y evitar daños a las personas o bienes objeto de protección o impedir accesos no autorizados, serán prestados necesariamente por VS o, en su caso, por G. Rurales.

No tendrán la consideración de servicio de videovigilancia la utiliza ción de cámaras o videocámaras cuyo objeto principal sea la comprobación del estado de instalaciones o bienes, el control de accesos a aparcamientos y garajes, o las actividades que se desarrollan desde los centros de control y otros puntos, zonas o áreas de las autopistas de peaje. Estas funciones podrán realizarse por personal distinto del de seguridad privada.

No se podrán utilizar cámaras o videocámaras con fines de seguridad privada para tomar imágenes y sonidos de vías y espacios públicos o de acceso públicosalvo en los supuestos y en los términos y condicio nes previstos en su normativa específica, previa autorización adminis trativa por el órgano competente en cada caso. Su utilización en el in terior de los domicilios requerirá el consentimiento del titular.

Las cámaras de videovigilancia que formen parte de medidas de seguri dad obligatorias o de sistemas de recepción, verificación y, en su caso, respuesta y transmisión de alarmas, no requerirán autorización admi nistrativa para su instalación, empleo o utilización.

Las grabaciones realizadas por los sistemas de videovigilancia no po drán destinarse a un uso distinto del de su finalidad. Cuando las mis mas se encuentren relacionadas con hechos delictivos o que afecten a la seguridad ciudadana, se aportarán, de propia iniciativao a su reque rimiento, a las FFCCS competentes, respe tando los criterios de conservación y custodia de las mismas para su válida aportación como evidencia o prueba en investigaciones policia les o judiciales.

La monitorización, grabación, tratamiento y registro de imágenes y sonidos por parte de los sistemas de videovigilancia estará sometida a lo previsto en la normativa en materia de protección de datos de carácter personal, y especialmente a los principios de proporcionalidad, idoneidad e intervención mínima.

En lo no previsto en la presente ley y en sus normas de desarrollo, se aplicará lo dispuesto en la normativa sobre videovigilancia por parte de las FFCCS.

Volver a Curso Espacios Publicos