museo

 

                Icom logo      micultura

VIGILANCIA EN MUSEOS, SALAS DE EXPOSICIONES O SUBASTAS Y GALERÍAS DE ARTE

Estos edificios deben contar con las medidas de seguridad adecuadas y estar equipados con los medios humanos (técnicos y especialistas en seguridad y vigilancia), medios técnicos (elementos materiales necesarios) y medios organizativos (planes, normas y estrategias) necesarios para protegerlos contra los riesgos de incendio, robo y vandalismo.

Protección contra incendios

Los accidentes de este tipo suelen ser ocasionados por negligencia humana, por instalaciones eléctricas deficientes o inadecuadas o por una manipulación imprudente de líquidos o sustancias inflamables, aunque no hay que descartar la posibilidad de que el fuego sea una maniobra de distracción planificada para encubrir un robo aprovechando la confusión generada en el siniestro.

Las medidas de protección contra estos siniestros implican la elaboración, por el director y/o jefe de seguridad, en colaboración con el servicio de bomberos, de un plan de protección contra incendios con unas normas claras y precisas que se deberán seguir, asignando a cada miembro del personal su papel a desempeñar.

Este Plan debe de incluir las prioridades acerca de qué objetos o colecciones se han de salvar primero y cómo y bajo qué condiciones hacerlo e indicar dónde se encuentra el material adecuado para ser empleado en estas situaciones de emergencia, como escaleras, material de embalaje, etc., el lugar donde se guardan las llaves de reserva de las puertas y vitrinas cerradas (que deberán estar bajo la supervisión de un vigilante), los espacios seguros donde poder trasladar los objetos, etc.

Protección contra robos

La protección contra este tipo de riesgo supone realizar las siguientes acciones:

- Poner servicios de vigilancia en las áreas de exposición.

- Antes de la apertura y después del cierre de las salas de exposición, los vigilantes deben proceder a una revisión general de las mismas, para verificar irregularidades o daños y en caso de observar cualquier anomalía, debe darse aviso al responsable o jefe de seguridad.

- Vigilar para que el público no traspase las barreras o cordones de protección que rodean los objetos expuestos en la sala, a menos que se trate de esculturas o instalaciones participativas.

- Estar particularmente atentos con los visitantes cuyo comportamiento parezca sospechoso.

- En caso de robo, notificarlo inmediatamente a la policía, con una descripción completa del objeto robado, con fotografías y señas particulares del mismo.

- Retirar los objetos de las salas donde se estén realizando trabajos de mantenimiento y de no ser posible hacerlo, protegerlos especialmente y tenerlos bajo la vigilancia permanente del personal de seguridad y vigilancia mientras duren los trabajos.

- Cualquier salida de objetos o colecciones del establecimiento deberá estar autorizado por escrito por la Dirección de la Institución o por el responsable designado y deberá ser notificada al personal de vigilancia y seguridad de la sala.

- Para evitar la especulación, el tráfico ilegal de obras y las propuestas de rescate, estos establecimientos no deben hacer público el valor de sus objetos.

Protección contra el vandalismo

Debido a la diversidad de público que visita estos locales, el personal de vigilancia y seguridad debe estar preparado para enfrentar acciones de carácter irracional, como el vandalismo, pues en general la vigilancia eficiente e intensiva es el mejor modo de evitar las agresiones contra las obras. Por ello es necesario que el personal de seguridad y vigilancia aprendan a ser buenos observadores y sensibles a las manifestaciones y comportamientos particulares del público visitante, ya que los actos maniáticos, por su carácter irracional son difíciles de prevenir.

No obstante, a fin de prevenir cualquier acto vandálico, las salas y sectores abiertos al público, deben mantener un ambiente limpio, agradable y en buen estado y todos los objetos expuestos deberán estar protegidos físicamente: los cuadros colocados bajo vidrios antireflectantes, los objetos dentro de vitrinas seguras y los frescos retirados mediante cordones, plantas, o plataformas elevadas, que no afecten la estética de los objetos.

MEDIOS HUMANOS DE LOS SISTEMAS DE SEGURIDAD Y VIGILANCIA

La finalidad primordial del sistema de seguridad y vigilancia de los museos, salas de exposiciones o subastas y galerías de arte es la de proteger los objetos y colecciones que se encuentran en los mismos, contribuyendo además en su conservación, ya que impide el contacto directo del público con las piezas o el comportamiento inadecuado de algún visitante.

Cada de estos medios se interrelacionan y dependen mutuamente, de tal forma que la eficacia de un sistema de seguridad no depende del nivel de calidad de cada elemento que lo integra (medios), sino de la coordinación y ajuste entre todos ellos mediante procedimientos operativos y órdenes de puesto.

En el caso de museos, salas de exposiciones o subastas y galerías de arte, deben tenerse en cuenta varias circunstancias:

a) Son establecimientos que no están obligados, con carácter general, a disponer de un servicio de vigilantes de seguridad.

b) Ello no obstante, en virtud de lo prevenido en el artículo 112 del Reglamento de seguridad privada, dicho servicio, con o sin armas, puede imponerse obligatoriamente por los Subdelegados del Gobierno o por el Secretario de Estado de Seguridad en supuestos supraprovinciales. A este respecto, debe tenerse asimismo en cuenta lo regulado en el artículo 113 del citado Reglamento, respecto a la implantación de servicios o sistemas de segundad en empresas, entidades y organismos públicos.

c) Si los citados establecimientos cuentan con servicio de vigilantes de seguridad, cabe, a su vez, distinguir dos supuestos:

1.Que tal servicio haya sido impuesto obligatoriamente en atención a la actividad económica que desarrollan, la localización de sus instalaciones, la concentración de clientes, el volumen de fondos o valores que manejen, etc., en cuyo caso serán los propios órganos policiales los que determinen también la necesidad de que tales servicios se presten con o sin armas, en base a lo dispuesto en el artículo 81.1 .c) del repetido Reglamento.

2. Que el servicio de vigilantes de seguridad se instale por iniciativa del propio establecimiento o del Ministerio o Administración del que dependa, en cuyo caso la Dirección General de la Policía entiende, y así lo ha venido aplicando en la práctica, que, aún tratándose de los establecimientos o entidades contemplados en el apartado 1.c) del artículo 81, podrán aquéllos solicitar la correspondiente autorización de prestación de servicios con armas, por aplicación del apartado 2 del artículo 81.

En este caso, por tanto, la prestación de servicios de vigilancia, con o sin armas, quedaría a criterio del cliente en el caso de museos estatales, del Ministerio de Educación y Cultura, viniendo obligada la empresa de seguridad a comunicar las posibles variaciones del contrato.

Por último, debe significarse que el Ministerio de Cultura, por la vía del apartado 2 del repetido artículo 81, solicitó autorización para que los vigilantes de seguridad que prestan servicios en los distintos museos estatales pudieran portar su arma reglamentaria. Dicha autorización fue concedida por Resolución del Director General de la Policía de fecha I de diciembre de 1997, cuya parte dispositiva dice textualmente:

"DISPONGO: Que el servicio de protección pueda realizarse por medio de vigilantes de seguridad provistos del arma de fuego reglamentaria, en todos los MUSEOS ESTATALES, sitos en todo el territorio nacional. La empresa de seguridad deberá responsabilizar a los vigilantes de seguridad que desempeñen el servicio con arma, del uso restringido de ésta, pudiendo usarla solamente en caso de agresión a la vida, integridad física o libertad y atendiendo a criterios de proporcionalidad con el medio utilizado para el ataque. Para la custodia de las armas deberá observarse lo dispuesto en los artículos 25 y 82 del Reglamento de seguridad privada".

Atendiendo a su radio de acción los sistemas de seguridad y vigilancia se pueden clasificar en tres tipos: 

Seguridad y vigilancia externa:

Corresponde a la efectuada en las áreas exteriores de la institución (a través de muros y cercas).

Seguridad y vigilancia interna:

Corresponde a los servicios prestados por equipos especiales o por personal que recorre las áreas interiores de la edificación (salas, oficinas, talleres, pasillos, balcones, escaleras, etc.).

Seguridad y vigilancia especial:

Corresponde al servicio que se presta, de manera particular, en áreas delimitadas a objetos o colecciones específicos (cajas de seguridad, vitrinas, salones, objetos, etc.).

 

PERSONAL DE SEGURIDAD Y VIGILANCIA, FUNCIONES

Las funciones del personal asignado a las tareas de seguridad y vigilancia consisten en términos generales, en la supervisión del cumplimiento de las normas, reglamentos y disposiciones establecidas para la protección del patrimonio de la institución, especialmente de sus colecciones. Este personal está formado por el jefe de seguridad y los vigilantes diurnos y nocturnos.

Jefe de seguridad

El jefe de seguridad es el encargado de supervisar y organizar el funcionamiento de todas las instalaciones y sistemas técnicos de seguridad de la institución. Igualmente debe velar por el adecuado adiestramiento del personal adscrito a funciones de segundad. Sus funciones son:

Establecer normas de seguridad para prevenir robos, deterioros y daños a los objetos patrimonio de la institución.

Preparar a los vigilantes ante cualquier eventualidad o emergencia ocurrida (incendios, inundaciones, terremoto, etc.).

Supervisar que los sistemas de comunicación exterior y luces de emergencia se encuentren en condiciones de ser utilizadas en cualquier momento.

Realizar recorridos frecuentes por las instalaciones.

Llevar registro de las novedades ocurridas y reportarlas a la Dirección.

No deberá abandonar el edificio bajo ningún concepto. En caso de ser notificado de emergencias en los exteriores del edificio, notificará a las autoridades pertinentes mediante los medios de comunicación apropiados.

Realizar inspecciones diarias en el interior y exterior del edificio, junto con los vigilantes a su cargo.

Revisará las condiciones de ventanas, puertas, tragaluces, etc. igualmente revisará las condiciones de las estructuras y los sistemas eléctricos.

Vigilantes diurnos

Son los encargados de la vigilancia de las salas o sectores de la institución, durante el horario de atención al público. Sus funciones son:

Recibir y entregar la sala o sector con los reportes de novedades que hubiere.

Supervisar el estado de la sala y de las colecciones expuestas al momento de recibir el turno y antes de entregarlo.

Vigilar y prestar un servicio mínimo de orientación a los visitantes que lo soliciten.

Cerrar y asegurar puertas y ventanas existentes en la sala a su cargo.

Llevar un registro ordenado y diario de las novedades ocurridas durante su trabajo.

Dicho registro deberá estar firmado diariamente por su superior inmediato.

Vigilantes nocturnos

Son los encargados de la seguridad y vigilancia de las instalaciones de la institución cuando éste ha sido cerrado al público, o durante los días feriados. Sus funciones son:

Recibir y entregar los reportes de novedades que hubiere.

Supervisar los sistemas de alimentación eléctrica y aparatos eléctricos que hayan quedado conectados, igualmente revisar puertas y ventanas del edificio de manera de mantener todo adecuadamente cerrado.

Supervisar los sistemas de alimentación de agua y descarga de las mismas, procurando prever cualquier situación de riesgo.

El trato con los visitantes deberá ser en todo momento cordial y atento, independientemente de cual sea la edad, sexo, raza o condición social de los mismos y, en el caso de verse obligado a llamar la atención de alguien, lo hará en forma educada.

DEPÓSITO DE OBRAS DE ARTE

Se entiende como depósito de bienes históricos o culturales a la medida que, con carácter transitorio o temporal, ampara el ordenamiento protector para garantizar la conservación de aquellos bienes, cuando el mantenimiento de su tenencia en el poseedor puede ser fuente de peligro, erosión o amenaza a su integridad.

Para identificar, guardar y mantener la integridad de las piezas almacenadas en un depósito de obras de arte durante su permanencia en el mismo, es necesario organizar un proceso que evite su pérdida y/o deterioro y que prolongue su vida útil.

Este proceso exige la existencia de los siguientes responsables:
• Responsable de documentación: que se encargue del registro y gestión de las colecciones y del almacenamiento y control de piezas, así como de sus movimientos planificados.
• Responsable de conservación: que se encargue de la ejecución de las acciones que supongan el control y mantenimiento de las condiciones físicas y ambientales de las colecciones.
• Personal técnico del depósito: que se encargue del mantenimiento general del depósito y del manejo de las obras allí almacenadas para su traslado.

 

ESTABLECIMIENTO DE MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LOS DEPÓSITOS DE OBRAS DE ARTE

El espacio de depósito deberá permanecer cerrado y en permanente vigilancia así como se limitará su acceso a personas ajenas a las tareas propias de esta área, restringiendo la entrada al público u otras personas extrañas a la galería, y a las que no cuenten con la autorización pertinente.

Las medidas de seguridad de estos lugares están reguladas por la Orden INT/314/2011 de 1 de febrero sobre empresas de seguridad privada, que determina los grados de seguridad de los sistemas instalados en las sedes o delegaciones de las empresas, en función de la actividad autorizada, estableciendo en su articulado lo siguiente:
Sistema de seguridad de las empresas de depósito (artículo 7)

1. Las empresas que se constituyan para la actividad de depósito, custodia y tratamiento de monedas y billetes, títulos-valores y objetos valiosos o peligrosos, excepto explosivos, además del sistema descrito en el artículo 5, dispondrán, en los locales en que se pretendan desarrollar dicha actividad, de un sistema de seguridad compuesto, como mínimo, por:

a. Equipos o sistemas de captación y registro de imágenes, con capacidad para facilitar la identificación de los autores de delitos contra las personas y contra la propiedad, para la protección perimetral del inmueble, controles de acceso de personas y vehículos, y zonas de carga y descarga, recuento y clasificación, cámara acorazada, antecámara y pasillo de ronda de la cámara acorazada.

b. Los soportes destinados a la grabación de imágenes deberán conservarse durante treinta días desde la fecha de grabación. Las imágenes estarán exclusivamente a disposición de las autoridades judiciales y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes. Cuando las imágenes se refieran a la comisión de hechos delictivos serán inmediatamente puestas a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

c. El contenido de los soportes será estrictamente reservado. Las imágenes grabadas podrán ser utilizadas únicamente como medio de identificación de los autores de los hechos delictivos, debiendo ser inutilizados tanto los contenidos de los soportes como las imágenes, una vez transcurridos treinta días desde la grabación, salvo que hubiesen dispuesto lo contrario las autoridades judiciales o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes.

d. Zona de carga y descarga, comunicada con el exterior mediante un sistema de puertas esclusas con dispositivo de apertura desde su interior.

e. Centro de control protegido por acristalamiento con blindaje antibala de categoría de resistencia BR4, según la Norma europea UNE-EN 1063.

f. Las paredes que delimiten o completen el referido centro deberán tener una categoría de resistencia II, según la Norma UNE 108132.

g. Zona de recuento y clasificación, con puerta esclusa para su acceso.

h. Generador o acumulador de energía, con autonomía para veinticuatro horas.

i. Dispositivo que produzca la transmisión de una alarma, en caso de desatención del responsable del centro de control durante un tiempo superior a diez minutos.

¡.Conexión del sistema de seguridad con una central de alarmas por medio de dos vías de comunicación distintas, de forma que la inutilización de una de ellas produzca la transmisión de la señal de alarma por la otra, o bien una sola vía que permita la transmisión digital con supervisión permanente de la línea y una comunicación de respaldo (backup).

k. Instalación de una antena que permita la captación y la transmisión de las señales de los sistemas de seguridad.

2. Todos los dispositivos electrónicos del sistema de seguridad deberán ser de los clasificados de grado 4 en la Norma UNE 50131-1.

Cámaras acorazadas (artículo 8).

I. Las cámaras acorazadas de las empresas que se constituyan para la actividad de depósito, custodia y tratamiento de monedas y billetes, títulos-valores y objetos valiosos o peligrosos, excepto los explosivos, han de reunir las siguientes características:

a. Estarán delimitadas por una construcción de muros acorazados en paredes, techo y suelo, con acceso a su interior a través de puerta y trampón igualmente acorazado.

b. El muro estará rodeado en todo su perímetro lateral por un pasillo de ronda con una anchura máxima de sesenta centímetros, delimitado por un muro exterior de grado de seguridad 2, según la Norma UNE-EN I 143-1.

c. La cámara ha de estar construida en muros, puerta y trampón con materiales de alta resistencia y de forma que su grado de seguridad sea como mínimo de grado de seguridad 7, según la Norma UNE-EN I 143-1.

d. La puerta de la cámara acorazada contará con dispositivo de bloqueo y sistema de apertura retardada de diez minutos como mínimo, pudiendo ser sustituido este último por la interacción de personal de la empresa ubicado en distinto emplazamiento.

e. El trampón de la cámara acorazada, si existiera, dispondrá de un dispositivo de apertura independiente para emergencias conectado directamente con la central de alarmas.

f. La cámara estará dotada de detección sísmica, detección microfónica u otros dispositivos que permitan detectar cualquier ataque a través de paredes, techo o suelo y de detección volumétrica en su interior. Todos estos elementos conectados al sistema de seguridad deberán transmitir la señal de alarma por dos vías de comunicación distintas, de forma que la inutilización de una de ellas produzca la transmisión de la señal de alarma por la otra, o bien una sola vía que permita la transmisión digital con supervisión permanente de la línea y una comunicación de respaldo (backup).

2. Cuando el volumen de moneda imposibilite su depósito en la cámara acorazada, la empresa de segundad podrá disponer su almacenamiento en una zona próxima a dicha cámara, debiendo estar dotada de puerta de seguridad con dispositivo de apertura automática a distancia, y manualmente sólo desde su interior. El acceso a esta zona y su interior estará controlado desde el centro de control de la empresa y protegido por el sistema de seguridad.

3. Todos los dispositivos electrónicos del sistema de seguridad de las cámaras acorazadas de estas empresas deberán ser de los clasificados de grado 4 en la Norma UNE 50131-1.

Vigilancia y protección del depósito de objetos valiosos y peligrosos (artículo 20).

1. Los inmuebles que destinen las empresas autorizadas para la actividad de depósito, custodia y tratamiento de objetos valiosos o peligrosos, excepto los explosivos, deberán ser controlados permanentemente por dos vigilantes de seguridad como mínimo.

2. No obstante, podrán ser controlados por un solo vigilante cuando el sistema de seguridad determinado en el artículo 7 se complete con un dispositivo que produzca la transmisión de una alarma a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en el caso de desatención por el responsable del centro de control durante un tiempo superior a diez minutos.

TRANSPORTE DE OBRAS DE ARTE

¡Pulsa aquí! para ver las caracteristicas de los mismos...

 

NORMATIVA REGULADORA DEL PATRIMONIO HISTÓRICO Y ARTÍSTICO

►Ley, 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local. Artículos 2 y 25 (BOE, 03/04/1985).
►Ley 16/1985, de 25 de Junio, del Patrimonio Histórico Español (BOE, 29/06/1985).
►Ley 36/1994, de 23 de diciembre, de incorporación al ordenamiento jurídico español de la Directiva 93/7/CEE del Consejo, de 15 de marzo, relativa a la restitución de bienes culturales que hayan salido de forma ilegal del territorio de un Estado miembro de la Unión Europea (BOE, 24/12/1994), modificada por la Ley 18/1998, de 15 de junio, de modificación parcial de la Ley 36/1994 (BOE, 16/06/1998).
►Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.
►Decreto 798/1971, de 3 de abril, por el que se dispone que en las obras y en los monumentos y conjuntos histórico-artísticos se empleen en lo posible materiales y técnicas tradicionales (BOE, 24/04/1971).

►Real Decreto I I 1/1986, de 10 de enero, de desarrollo parcial de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español (BOE, 28/01/1986), modificado por Real Decreto 64/1994, de 21 de enero. (BOE, 02/03/1994) y modificado el artículo 58 por el Real Decreto 162/2002, de 8 de febrero (BOE, 09/02/2002).
►Real Decreto 1680/1991, de 15 de noviembre, por el que se desarrolla la disposición adicional novena de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, sobre garantía del Estado para obras de interés cultural (BOE, 28/1 I /1991).
►Real Decreto 21 1/2002, de 22 de febrero, por el que se actualizan determinados valores incluidos en la Ley 36/1994, de 23 de diciembre, de incorporación al ordenamiento jurídico español de la Directiva 93/7/CEE del Consejo, de 15 de marzo, relativa a la restitución de bienes culturales que hayan salido de forma ilegal del territorio de un estado miembro de la Unión Europea (BOE, 1/03/2002).
• Normativa penal
►Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, Arts. 235.1; 241.1; 250.5; 253, 3 19.1 y 3; 320; 321; 322; 323; 324; 339; 340; 613.1 a); 613.2; 614; 615; 616; 625 y 626 (BOE, 24/1 1/1995. Corrección de errores en BOE, 02/03/1996).
►Ley Orgánica 12/1995, de 12 de diciembre, de represión del contrabando (BOE, 13/12/1995).
►Ley Orgánica 5/1999, de 13 de enero de modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en materia de perfeccionamiento de la acción investigadora y relacionada con el tráfico ilegal de drogas y otras actividades ilícitas graves (BOE, 14/01/1999).